Opinión: Un erizo de cine


¡Cómo ha cambiado la película!

Ya está aquí, ya se estrenó, la mayoría ya la hemos visto, y si estás entre los que todavía no, no te preocupes, este artículo no tiene spoilers. ¡Pero ve ya al cine! Porque ni las expectativas más halagüeñas hacían prever lo que nos íbamos a encontrar. Sonic arrasa en los cines, y lo hace con una película que ha conseguido algo que parecía imposible, contentar a todo el mundo (o al menos a la inmensa mayoría).

No importa cuál sea “tu Sonic”, porque de algún modo, de alguna extraña manera, todos están aquí, y lo vas a ver en la película. Y para aquellos que hemos conocido las múltiples facetas del erizo, os garantizo que es toda una sorpresa reconocerlas todas y cada una de ellas en esa adorable bola de pelo azul que corretea por la gran pantalla. El toque inocentón de su primera serie (disfraces incluidos), el humor de Boom, el infinito carisma con el que fue creado, y por supuesto lo mejor del llamado “Sonic moderno”, incluyendo lo de hablar hasta por los codos (¡No más Sonic mudo!).

Ya incluso antes del rediseño parece que tenían claro cómo es Sonic.

¿Quién nos lo iba a decir hace apenas unas semanas? Si, el rediseño había supuesto una mejora brutal con respecto al horror inicial. Pero era difícil imaginar que el resto de la película iba a ser tan (y me vais a permitir la efusiva expresión) jodidamente buena. Claro está que no acabará entre los grandes clásicos del cine, ni ganará ningún Oscar, ni los críticos de cine la compararán con Ciudadano Kane. Pero es puñeteramente divertida, y no solo para nosotros los fans, todo el mundo se lo está pasando en grande con ella, sin importar la edad que tengan.

Si, lo de Jim Carrey apuntaba bien, hasta el punto de que era prácticamente lo único que me empujaba a ir decididamente al cine a verla en la etapa oscura del diseño horrendo, ver a Jim Carrey haciendo de Eggman era más que suficiente. Pero es que hasta aquí han logrado ir mucho más allá de las expectativas, Jim Carrey no ha interpretado a Eggman, ¡se ha convertido en él! Hasta el punto de que ha sido capaz de crear un origen para el villano que casa perfectamente con el personaje, evolucionándolo escena tras escena hasta convertirse en nuestro querido “Eggy”.

Gracias “Jimbotnik” por ser tan grande, incluso más de lo esperado.

Incluso los personajes nuevos creados para la película logran ganarse al espectador, se les coge cariño fácilmente, y no dejan todo el protagonismo en manos de Sonic y Eggman como cabía predecir. Si, hay chistes de pedos, ¿y qué? No deja de ser una película para niños, y además el Sonic infantiloide de Colors también merecía su hueco. Así se crea un equilibrio para que todo el mundo pueda reírse, los fans encontrado sutiles referencias, los adultos con bromas que probablemente los más pequeños no capten, y los más peques viendo a Sonic hacer el bailecito asociado a cierto juego (que no tiene absolutamente nada de malo porque al fin y al cabo a Sonic siempre le ha gustado imitar los bailes de moda de cada época).

Y en cuanto al final, sin spoilear nada, es capaz de hacer que la gente se levante en pleno cine y aplauda como si su equipo de futbol hubiese metido un gol, sin mencionar la cantidad enorme de momentos capaces de humedecer los ojos al fan más estoico. Y todo con una historia sencilla, pero que anticipa cosas grandes y sirve de base para unos personajes que han logrado dejar al público pidiendo más.

¿Qué brujería es esta? ¿Cómo ha podido cambiar así la película? Está claro que esto no ha sido solo el rediseño, pero bien es cierto que de haber mantenido el aspecto de Sonic inicial, esto no habría sido tan bueno. Y lo más sorprendente es la tremenda acogida que está teniendo en taquilla, habiendo alcanzado en poco más de una semana los 200 millones de recaudación, más del doble de lo que costó hacerla, lo que afianza las posibles secuelas que ya deja entrever el desarrollo de esta entrega.

¿Quién no querría achuchar a este adorable hijo de Sega?

¿Y qué pasa con la franquicia en general? Pues ya os podéis ir preparando, porque esto de tener a Sonic en todas partes empieza dejando en ridículo (una vez más) a todos esos del “Sonic está muerto”, y atraerá a montones de nuevos fans (y no solo niños). Esperemos que Sega lo sepa aprovechar y apueste a lo grande por la franquicia, y más de cara al 30 aniversario que está a la vuelta de la esquina.

También es cierto que cuanta más gente haya hablando de Sonic, más cosas distintas se dirán, y no serán todas necesariamente buenas. No van a faltar los de siempre haciendo lo único que saben hacer, y a ellos se sumarán los que se sientan atraídos por la franquicia, pero se metan a hablar de ella sin haberse informado debidamente. Esperemos que se vean eclipsados por la gente de buena fe que se acerque a Sonic buscando justo lo que es, un adorable erizo rebosante de personalidad y carisma capaz de encandilar a niños y adultos.

Con todas las miradas puestas sobre él más que nunca, el erizo ha sabido estar a la altura.

Tenemos motivos de sobra para el optimismo, y no solo en lo referente al cine. Se inicia una nueva etapa que puede ser histórica y traernos muchas cosas buenas, así que no merece la pena seguir dándole vueltas a si esto o aquello funcionó mejor o peor en el pasado. Nuestro erizo ha hecho lo que mejor sabe hacer, cautivar al público. Ahora solo nos queda esperar a ver hasta dónde llegarán los logros de la película, y ver qué cosas nos trae consigo. Cosas que, creo y confió, que serán mayoritariamente buenas.

Solo nos queda felicitar a Paramount, a Sega, y a todo el equipo que lo ha hecho posible. Se han ganado a pulso el baño de parabienes que les está llegando, y nos han demostrado a todos que hasta entre las nubes más oscuras puede abrirse camino el más bello y brillante de los soles. Además, gracias a esto tendremos para años de memes con el “niño mono azul de Jumanji”, así que no hay mal que por bien no venga.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Podcast - La hora del erizo #145 : ¡Ya vimos Sonic, la película!

¡A quemar suela hasta el cine!

¡Por fin! Después de años de espera, primeras impresiones poco auspiciosas y una recuperación milagrosa, ¡la película de Sonic es real y la vimos! ¿Cuáles fueron nuestras impresiones? ¿Nos gustó o no? TODO sobre Sonic, La Película en este nuevo capítulo de La Hora del Erizo, el podcast de Sonic Paradise.
Con Jack Wallace, Ash The Dragon, RACCAR, Nirmugen y Alpha 3.

Podéis encontrarnos en en las redes sociales:
Twitter
Facebook
Instagram
Nuestro perfil en Ivoox
Nuestro canal de youtube
Spotify

y en nuestros perfiles personales:
Ash the dragon
RACCAR
Jack Wallace
Nirmugen
Alpha 3


Encuentra este podcast también en
Canal de Youtube de Ash y RACCAR


Visitalos!
Canal de Youtube de Jack Wallace


Opción en video:



Opción solo audio:

RESEÑA: Sonic, La Película

"¡Sónico!"

El pasado domingo tuvimos la suerte y el honor de asistir al preestreno de Sonic: La Película, y a falta de tan solo un día para que llegue al resto del público general alrededor del mundo, por fin podemos contaros en detalle como fue el evento, y qué nos pareció la película. ¿Cae la película en errores nefastos como lo que parecía a simple vista tras ver el diseño original, o el nuevo diseño es solo parte de la genialidad de este salto a la gran pantalla del erizo?

Lo primero de todo es hablar del evento en sí, ya que hay que felicitar a Paramount España por haber montado una fiesta genial para el público objetivo de la película, que al fin y al cabo no dejan de ser los niños. Si bien había algunas personas involucradas en el fandom y algunas webs especializadas en videojuegos, el preestreno estaba dedicado a los más pequeños de la casa, con posibilidad de hacer caretas, pintarse la cara, hacerse fotos con los stand-ins publicitarios de su héroe favorito... Y ni que decir tiene, todos los que asistieron, que no fueron pocos (llenamos dos salas de cine que no eran precisamente pequeñas!) se lo pasaron bomba.

Los que me conozcan sabrán que a nivel personal, una de las cosas que más me gusta de estos eventos es ver a la generación más pequeña de fans tener el mismo entusiasmo o más que el que yo tenía cuando yo pasé por esas edades, y ver dos salas de cine enteras llenas de enanos gritando, riendo y llorando, peluches de Sonic en mano, por lo que le ocurre en pantalla a su héroe demuestra una vez más que pese a la insistencia de algunos, Sonic no solo está no está muerto, si no que cada vez está más vivo y la pasión por el personaje no ha descendido ni un poquito. Nosotros como fans nos lo pasamos genial, pero la diversión real era la de ellos, los críos, y el evento de Paramount, si bien simple y mucho más pequeño que las premieres de otros países, supo aprovechar y alimentar esa ilusión con creces.


Mención especial al sentido del humor dedicado más al propio fandom, eso sí. Todo aquél que haya seguido por redes sociales las noticias de la película en español, sobretodo desde España, conoce o ha oído el meme de que supuestamente a Sonic aquí se le conoce como "El Prisas", en referencia a las eternas (y absurdas) guerras entre adaptaciones españolas y latinoamericanas que a veces llenan Twitter y demás lugares. Pues bien, el meme ha llegado a Paramount, y no solo les ha hecho gracia, si no que decidieron abrazarlo en la entrada a la premiere, con algo que para muchos no era más que un chascarrillo, pero para los que conocemos el origen fue simplemente tronchante. 10 puntos a los detallitos, la verdad.



Pero bueno, aunque los niños se lo pasaran bien y los fans nos riamos de referencias a memes, a lo que fuimos todos por igual, y seguro que vosotros queréis saber también, era a ver qué tal estaba la película, así que vamos a pasar a hablar de esto... ¿Cumple al final, o se queda corta? Muy en resumidas cuentas, para aquellos que no necesiten detalles antes de verla ellos mismos: No es que cumpla, es que sobrepasa con creces las expectativas que algunos teníamos para ella. Vamos a hablar en detalle de ella, así que si no queréis saber NADA de la película, aunque trataré de evitar spoilers de trama importantes, mejor que volváis mañana cuando ya la hayáis visto.


¿Seguís aquí? Bien. La película es una historia de origen para el Sonic de este universo, algo que nunca habíamos visto en ninguna de las ramas de la saga, lo cual le da un toque de aire fresco. Es una historia simple, incluso cliché, pero tan bien ejecutada y distinta de lo que nos tiene acostumbrado Sonic, que merece la pena por completo el gastar un par de horas de tu tiempo en ir a verla al cine.

Aunque la película nos muestra el mundo de Sonic nada más empezar, tan solo unos minutos después pasamos a la Tierra, donde Sonic ha vivido la mayor parte de su vida. En esta película se nos muestra un Sonic algo más humano que en el resto de universos de la saga, más "dependiente" por así decirlo, pero tiene sentido y funciona bien siendo una historia de origen de un Sonic que ha pasado toda su vida solo, sin amigos ni nadie a su lado que se divierta con él. Algo que cambia cuando aparece Tom, el conocido (y temido por algunos) "Chris Thorndike" de este universo.

Tom es un policía de un pueblo pequeño, donde todos le conocen y le adoran, pero él no siente que esté haciendo nada en comparación a las cosas que podría hacer en la gran ciudad. En el pueblo, se limita a tareas mundanas y cuidar de animales junto a su pareja, que es veterinaria.


Es esta atracción a ayudar animales salvajes, lo que atrae a su vez a Sonic hacia ellos, en un claro homenaje a los orígenes literales del erizo en los juegos de Mega Drive. Tom y Sonic no tardan en conocerse y aliarse contra Robotnik, y esto les lleva a ser mutuamente el amigo que necesitaban.

Sin entrar en más detalles, puedo decir que la dinámica de Sonic y Tom es una que no esperaba en absoluto tan buena. Al contrario que en otras ocasiones, el compañero humano de Sonic no le resta protagonisto al erizo, si no que tiene sus propios momentos de desarrollo y sus propias tramas que solucionar a nivel personal, mientras que al mismo tiempo sirve de un apoyo moral y literal para Sonic. En ningún momento se siente forzado, ni da la impresión de que uno pise al otro, si no que ambos brillan por su propio pie y el otro ayuda a enfatizar eso.

Esto es así en general para todo el cast "real" de la peli, que teniendo en cuenta que Sonic ha estado solo en la Tierra por la mayor parte de su vida, conforma casi todo el cast de personajes de la película. En un principio una película de Sonic donde todos los personajes salvo él son humanos originales podría sonar mal, y es una preocupación del fandom desde que esto se anunció.

Por suerte, mis alabanzas al personaje de Tom no se quedan solo en él. Todos los personajes, desde protagonistas a gente de apoyo que sale en una o dos escenas, están perfectamente caracterizados, todos con personalidades bien desarrolladas, graciosas, y sobretodo nada forzadas, y como digo, que no pisan a Sonic o su protagonismo en ningún momento.

Pero claro, hay un personaje más en todo esto. El otro personaje que conocemos de la saga que hace aparición aquí, Eggman, o Robotnik como se le conoce en la película. Esta historia también es una historia de origen para él, y el miedo que teníamos muchos era que Jim Carrey, por buen actor que sea, no iba a saber cumplir con el papel del doctor huevo. No porque no supiera o pudiera, ojo, nunca hemos dudado de Carrey como actor... Pero muchos veíamos eso, a Jim Carrey, no a Robotnik.

Tras haber visto la película puedo afirmar orgulloso que si, Carrey ES Robotnik. El personaje le sienta como un guante, y no solo diría que he conseguido ver a Eggman en la gran pantalla, si no que voy más allá. En más de una escena podía imaginar sin ningún problema al Dr Eggman de Sonic Unleashed, bocata en mano, moviéndose y hablando los diálogos de Robotnik en la película.


A nivel de actuación, también nos toca por nuestra parte aplaudir a Ángel de Gracia, que repite su papel doblando a Sonic desde los videojuegos en la película. Aunque los gustos de cada uno sobre doblaje sean distintos, a un nivel puramente profesional, ya sea por mejor dirección o el tener más contexto, quizá ambas, quizá por otros motivos, es cierto que Ángel se ha marcado su mejor actuación como Sonic hasta la fecha. A falta de verla en versión original y comparar, el doblaje español de la película con Ángel a la cabeza es tremendamente bueno, y no desmerece en absoluto a la película hasta para algunos de los más críticos en estos temas.

Obviamente la película no es perfecta y tiene algunos pequeños problemas, pero tengo que rascar muy al fondo para encontrarlos... La principal pega que todos los fans tuvimos al salir de la proyección fue que Sonic ahora tiene una coletilla que repite cada vez que algo le parece guay ("¡Sónico") y puede llegar a hacerse pesada muy rápido. Más allá de eso, y de que quizá la trama sea excesivamente simple, realmente no puedo buscar ninguna pega.

Y esto último, con las escenas tanto al principio como durante los créditos (si, QUEDAOS en los créditos, al menos hasta que veáis ESA escena), se demuestra claramente que SEGA y Paramount tienen mucho más preparado para este universo, así que personalmente no es problema. Esta es, con suerte, la primera película de varias, y como tal, ser una simple historia de origen es todo lo que necesita.

En resumen, podríamos decir que la película como cinta de animación para niños es simplemente genial, pero a eso le sumas unos cuantos chistes algo más adultos que solo el público más crecido pillará bien, y le añades un montón de referencias sutiles que harán el deleite de los más fans de la saga, todo sin caer en repetir las historias de Classic, Modern o Boom y en su lugar diferenciar claramente este Sonic con su propio origen y personalidad.

Este nuevo universo de la saga va a traer que hablar, más si cabe de lo que ya ha hecho durante estos últimos meses. Con suerte la película tendrá éxito suficiente como para que SEGA y Paramount se atrevan a mostrarnos más de ese mundo en una más que posible secuela.

Si tenéis niños en casa, id a ver la película. Si queréis ver una buena película de animación, id a verla. Pero sobretodo, si sois fans del erizo debéis ir a verla, porque os prometemos que no os va a defraudar.


Si quereis ver más sobre la película, también podeis ver el vídeo que nuestros compañeros Ash y RACCAR han publicado sobre ella.



Opinión: Exprímelo


Cómo sacarle de verdad el jugo a un juego

En plena era de la inmediatez, la mentalidad “fast food”, y la abundancia en cuanto a oferta para el entretenimiento se refiere. Se corre el riesgo de perder la imaginativa a la hora de encontrar formas de entretenerse, de sacarle el jugo a algo a lo que creíamos que no se le podía sacar más. Esto, que en principio podría parecer de poca importancia, cambia bastante de color si tenemos en cuenta que puede afectar a nuestra capacidad inventiva para el día a día.

Actualmente lo que impera es buscar algo con lo que entretenerse, consumirlo lo más rápidamente posible, y poder pasar así al siguiente producto. A todos nos pasa, hoy sale el juego tal, mañana el juego cual, en unos días se estrena esa película que tanto llevamos esperando (pun intended) y así. Y eso no es necesariamente algo malo, pues significa que tenemos de sobra donde elegir. Pero sin un poco de responsabilidad, nos puede afectar negativamente para otras cosas.

Es posible que hayáis escuchado alguna vez a alguien comentar que los juegos antes se aprovechaban más, o que vosotros mismos tengáis la sensación de que era así. ¿Cómo es posible que le dedicase más horas a aquel juego de carreras que tenía solo un vehículo y tres circuitos, que a este que tiene cientos y cientos de ambos? ¿Es culpa de los juegos de ahora, o de cómo los enfocamos nosotros? Son preguntas que es posible que os hayáis hecho alguna vez.

Sonic 1 en blanco y negro y con música tétrica… ¡Ideal para Halloween!

Naturalmente influye bastante el factor económico, pues no todo el mundo tiene el mismo poder adquisitivo para acceder al entretenimiento. Puede que de pequeño con suerte te comprasen un juego cada 2 o 3 meses, lo que no te dejaba más remedio que exprimirlo al máximo, pero es justo ahí donde podíamos descubrir algo bastante interesante y útil en nuestras vidas.

Si, hasta una piedra puede tener miles de posibles usos a base de imaginación, pero nos centraremos en los juegos que es lo que nos toca aquí. Así por ejemplo os encomiendo a que os hagáis la pregunta de cómo podrías sacarle más jugo a ese juego que creíais más que jugado y rejugado, aunque ya hayáis desbloqueado todo, conseguido todos los logros/trofeos, y dedicado cientos de horas al multijugador (si lo tiene).

¿Es posible eso? Pongamos por ejemplo el caso de Sonic 1, que es un juego que por aquí todos deberíamos conocer bien. Se trata de un título del que no es difícil encontrar gente que dice haberlo jugado durante cientos de horas, incluso a pesar de no haber conseguido siquiera terminarlo. Si, probablemente fue por necesidad al no tener otro juego en aquel momento, pero seguro que no fueron horas vacías contemplando una pantalla.

Codemasters dándonos ideas locas desde 1994.

Y no hablo solo de tratar de conseguir el mejor récord de puntos. ¿Habéis probado alguna vez a jugar a Sonic 1 en blanco y negro? ¿O sin sonido? ¿Qué tal probar a jugar con el mando al revés? Los desafíos posibles que os podéis plantear son prácticamente infinitos, tanto como os permita la imaginación. Jugarlo con la banda sonora de otro juego, recorrer los niveles evitando coger anillos, tratar de superar cada fase en cierto tiempo, jugar con los pies… ¡Cualquier cosa que se os ocurra!

Si, Youtube está lleno de videos haciendo retos raros de todo tipo, pero la gracia está en que vosotros mismos ingeniéis nuevas formas de aprovechar el juego para seguir sacándole partido. Además todo esto os servirá para descubrir cosas que ni sospechabais sobre dicho juego, a verlo de formas muy distintas, desde diferentes ángulos, hasta el punto de que encontrareis cosas que siempre estuvieron ahí, pero en las que nunca os habíais fijado.

Y esto es todavía mejor si se hace en compañía, pues las risas pueden estar más que aseguradas. ¿Que un juego no tiene modo para dos jugadores? Pues nos lo inventamos. ¿Cómo? Pues cogiendo cada uno una parte del mando, uno se encarga de la cruceta, y el otro de los botones. ¿Decís que es una locura? ¡Pues claro! Y también divertido.

En Resident Evil se han hecho muy populares los “knife run”. ¿Os atrevéis?

Y lo mejor de todo es que sin daros cuenta estaréis ejercitando la imaginación y la inventiva, dos cosas que os vendrán muy bien en el día a día. Y va de perlas para esas épocas de aburrimiento en las que por unas razones u otras no tenemos con qué entretenernos. Así es como esos “sencillos” juegos de antes duraban tantísimo tiempo, y como muchos siguen siendo capaces de divertir décadas después.

Ver un juego como algo cerrado, que simplemente se pasa del punto A al punto B, que en una semana o menos ya no se va a volver a tocar, lo convierte en algo vacío. Y si, puede ser culpa del juego, pero también nuestra si simplemente lo hemos encarado con la intención de “tacharlo de la lista” y pasar cuanto antes al siguiente. Un juego no requiere necesariamente de un multijugador, o de horas de anodino farmeo, o ser tipo sandbox, para engancharnos durante mucho tiempo.

Es importante que no dejemos que eso se pierda, porque el consumismo vacío da resultados vacíos, y como tal una existencia insípida y monótona. Saber apreciar y aprovechar las cosas genera sentimientos y aptitudes positivas, elementos que nos serán muy necesarios en la vida. Además sirve para que nos sintamos parte del propio juego, y no simplemente alguien que se siente frente a él y pulsa botones. Es así como se les coge verdadero aprecio a estas cosas, sensaciones que pueden durarnos décadas, o incluso para toda la vida.

House of the Dead en cooperativo, pero manejando tú ambas pistolas. ¡Oh si!

Este es el consejo que os doy hoy, el de buscar siempre más de lo que parece haber, y valorar y apreciar bien cada cosa. Puedo dar fe de que funciona, aunque no siempre sea fácil ponerlo en práctica.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Con el agua al cuello


Niveles acuáticos, el terror de antaño con toda su esencia.

Todo son alegrías, velocidad, recolección de anillos, y loopings vertiginosos, hasta que de pronto ese juego del erizo que corre mucho se convierte en un “survival horror”. Son los niveles acuáticos, terror y angustia a partes iguales. La prueba más evidente de que aquellos que dicen que Sonic es solo correr, es porque no se han molestado en jugarlo.

Naturalmente el origen de estas pesadillas agónicas hay que buscarlo en Labyrinth, el que es probablemente el nivel más odiado de todo el juego (por no decir la saga). Una fase que cambia radicalmente todo cuanto creíamos saber sobre Sonic en cuanto la pisamos, especialmente si te pilla desprevenido allá en la más tierna infancia.

Sonic precipitándose a las oscuras aguas de Labyrinth.

Se dice que todo se debe a la creencia de Yuji Naka de que los erizos no sabían nadar, aunque probablemente se deba al querer ahorrarse algunas animaciones de nado que tan solo íbamos a poder ver en este nivel. Tal vez aquel ítem perdido con forma de gafas de buceo nos habría venido muy bien, pero parece que alguien en el Sonic Team prefirió alimentar nuestras pesadillas con tan claustrofóbico y asfixiante entorno.

Seguro que lleváis escuchando esa inquietante musiquilla desde que habéis empezado a leer el artículo, esa siniestra tonadilla capaz de hacer que un crio suelte el mando y salga corriendo abandonando al pobre Sonic a su suerte, mientras los números decrecen en una lenta y dolorosa agonía. Y después, nada. Solo el silencio interrumpido por el sonido de las burbujas que brotan del cadáver flotante de Sonic mientras este se precipita a los abismos…

Eggman una vez más ayudando a Sonic.

Es difícil saber si en el Sonic Team eran plenamente conscientes de esto, es decir, si es algo intencional. Al fin y al cabo, Mario no se ahogaba en sus primeros juegos, ni tampoco otros muchos personajes similares como el bueno de Alex Kidd. ¿Por qué Sonic si? ¿Por qué puede respirar sin problemas en el espacio, pero no bajo el agua? ¿Intentaron darle un toque opresivo al juego de manera intencional?

Tal vez nunca lo sepamos, pero lo que si está claro es que sabían perfectamente lo que este nivel supondría para los jugadores, y la mejor prueba de ello es el tercer acto de Scrap Brain. Tras dos actos de fábricas asesinas repletas de trampas, sierras, descargas eléctricas, fosos sin fondo, bolas de pinchos, y demás parafernalia, parece que en el Sonic Team pensasen “¿Cómo podemos hacer esto aún peor?” Y la respuesta fuese “haciéndoles volver a Labyrinth”.

Aquatic Ruin supuso una importante rebaja de dificultad.

Es la prueba final, el desafío definitivo, lo que pondrá a prueba nuestros nervios. Y para colmo, con una dificultad aún mayor y menos burbujas de aire para respirar. Esas pompas marcan la diferencia entre la vida y la muerte, pero no siempre salen cuando queremos, y la cosa se iba a complicar aún más en juegos posteriores cuando Tails entrase en escena…

Sin embargo parece que en el Sonic Team fueron conscientes de la dureza que suponía Labyrinth, y en entregas posteriores rebajaron la dificultad de las fases acuáticas a cambio de aumentar su número. En Sonic 2 encontramos Aquatic Ruin y ciertas secciones de Chemical Plant, aunque para volver a ver un nivel acuático a la altura de Labyrinth, deberíamos recurrir a la versión de 8 bits con Aqua Lake, especialmente su segundo acto.

Hydrocity, el nivel acuático favorito de muchos.

En Sonic CD también encontraremos a otro digno sucesor gracias a Tidal Tempest, aunque esto se debe a la similitud de la estructura básica entre Sonic 1 y Sonic CD. De hecho en Tidal Tempest debíamos enfrentarnos al jefe de final de fase bajo el agua, teniendo que respirar las burbujas que empleaba a modo de escudo, lo que lo convierte en el que es sin duda uno de los jefes más ingeniosos de la saga clásica.

En el Sonic 1 de 8 bits también debíamos enfrentarnos a Eggman bajo el agua, pero misteriosamente, Sonic adquiría la habilidad de respirar bajo el líquido elemento durante el tercer acto de Labyrinth, lo que suavizaba la cosa. Eggman sabe que el agua es uno de los principales puntos débiles del erizo, y no dudaba en usarlo a su favor para desesperación nuestra.

Con la llega del 3D se hicieron algo menos comunes, pero siguieron ahí.

Después tenemos Hydrocity, que es la prueba viviente de que un nivel acuático no tiene por qué ser el infierno en vida. De hecho, la mayoría de niveles de Sonic 3 ofrece zonas de agua, a fin de sacarle provecho al escudo elemental que nos permite respirar en las profundidades. Este escudo supuso toda una revolución, el fin del odio a este tipo de niveles, hasta el punto de que cuando se introduce en Sonic 1 a través de hackeo, hace que Labyrinth sea infinitamente más llevadero. ¿Sería así como habrían funcionado las gafas?

El salto al 3D de Sonic se llevó por delante en gran medida a estos niveles acuáticos, no se sabe si por cuestiones técnicas, o por librar a los jugadores de su opresiva presencia. No obstante, aún es posible acceder a pequeñas zonas acuáticas en los Sonic Adventure, especialmente en las fases tipo Knuckles. Con los años su presencia se fue reduciendo, y aunque volviesen, la dificultad estaba siempre muy lejos de lo que suponía en el primer Sonic.

Las fases acuáticas eran importantes en los Sonic de 8 bits.

Aunque no lo creáis, hay quien echa de menos estos niveles acuáticos laberinticos con esa sensación de agobio, y es que son capaces de generar sensaciones que no encontraremos en el resto del juego, lo que aporta variedad al ritmo de la aventura. ¿Es este vuestro caso? Dejadnos vuestros comentarios si queréis sobre este tipo de fases, con vuestros traumas de la infancia, o diciendo si os gustaría que estas partes del juego recuperasen su crueldad inicial.

De un modo u otro, estas fases se han convertido en un ícono dentro del mundo de Sonic, y en cierto modo, también en una alegoría del agobio que vivimos en nuestro día a día. Seguro que en algún momento de tensión habéis escuchado en vuestra mente aquella siniestra música, mientras buscabais desesperadamente una “burbuja” que os salvase. Otro ejemplo más de que Sonic nos acompaña en nuestra vida incluso más de lo que somos conscientes.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

El Museo: Wave 1 de peluches de Jakks Pacific


I am the EGGMAN, that's what I am~

Después de mucho tiempo, vamos a comenzar una nueva serie de artículos en El Museo, y con grandes motivos. Durante la última parte del 2019, en España se han comenzado a lanzar oficialmente mucho merchandising oficial de Sonic, y parece que 2020 va a seguir a un ritmo igual o incluso superior, por lo que tenemos muchísimo trabajo por delante si queremos cubrir todo. Por supuesto, no solo nos limitaremos a cubrir lanzamientos españoles, y claro está, los fans internacionales siempre pueden acceder a este merchandinsing por otros medios como son las compras online y la importación, por lo que no dejéis de leerlos y buscar todo el merch que os guste, incluso aunque esté lejos de vosotros!

Sin más preámbulos, vamos a pasar a la chicha de hoy. Llevamos años de artículos sobre merchandising con una imagen de peluches, y nunca hemos cubierto uno... Así que empecemos por ahí! En 2019, se ha lanzado en múltiples países, entre ellos España, la primera serie de una nueva colección de peluches creada por Jakks Pacific, la nueva "master toy partner" que se llama, sucesora de Tomy. Esto significa que Tomy ya no realizará más figuras de Sonic dentro de sus colecciones anteriores, similar a como ocurrió en el pasado con Jazwares por ejemplo, y ahora le toca el turno a Jakks Pacific de sorprendernos.


Su primer lanzamiento fueron estos peluchitos de la rama clásica. La primera línea incluye a Sonic, Tails, Knuckles y el Dr. Eggman, con peluches anunciados de Super Sonic, Amy y Mighty (!) para la futura serie 2.

Estos peluches son bastante pequeños, con un estilo estilizado para hacerlos aún más adorables, o más terroríficos, según se mire. Esto quiere decir cosas como que por ejemplo, Sonic solo tiene tres púas y en lugar de estar detrás, están en el costado... De frente es adorable, pero de lado puede ser el motivo de las pesadillas de muchos. En cualquier lado, visto desde el ángulo correcto, debo decir que personalmente es uno de mis peluches favoritos del erizo! No soy muy mucho de coleccionar peluches, porque suelen ocupar mucho y no suelen tener un resultado demasiado bueno... Pero debo decir que Jakks Pacific ha conseguido crear una línea de peluches que no me importaría terminar completando.


Púas aparte, Sonic se ve genial. Su cara tiene una expresión sonriente genial, y el estilizado que tiene hace que los posibles toques más "cutres" como suelen ser los guantes y zapatos, no sean tan llamativos en este caso. Más bien al revés, el resultado completo del peluche me parece muy bueno.

Tails por su parte no tiene tanta suerte, si bien no es un mal peluche ni mucho menos... Su estilizado se limita a ser una versión algo más "chibi" de lo que es Tails de normal, sin realizar ningún gran cambio exagerado como las púas en Sonic. Su cara también se lleva un palo en la comparación, con un diseño que hace que Tails tenga la cabeza algo más... tubular de lo normal. Dicho esto, no es un mal peluche en absoluto, y ni por asomo va a estropear ninguna de las colecciones, pero en mi opinión es el que peor sale parado de los cuatro. Mención especial a su pechamen, donde Jakks Pacific ha decidido poner una línea recta de pelito, por algún motivo. ¿Supongo que representando el "pelo" que tiene en el diseño real? Pero no se parece en nada y simplemente queda extrañamente gracioso en el peluche.


Knuckles es algo parecido, aunque me gusta más que Tails. De nuevo, Knuckles está estilizado, pero igual que en Tails el diseño no cambia radicalmente en ningún sitio. El mayor cambio lo tenemos en sus púas, que aunque si cubren su cabeza completa, no como en Sonic, esta vez tenemos que todas sus púas miden lo mismo... Personalmente, a mi me recuerda a un pulpo siempre que lo veo. No es horrible, ni siquiera feo, pero siempre me hace gracia. Lo pondría en tercer lugar si estuvieramos haciendo un ranking.


Pero mi favorito indiscutible tiene que ser el cuarto peluche, el Dr. HombreHuevo en persona... y qué huevo. Eggman se ha llevado un rediseño más radical, similar a lo que pasaba con Sonic, y en el caso del buenazo del doctor se trata ni más ni menos que en hacer un homenaje a su nombre por todo lo alto. Quitando brazos y piernas, la silueta del doctor desde la cintura hasta la punta de la cabeza es exactamente igual a la de un huevo, y no hay cosa que me haga más feliz en el mundo. No solo el peluche es bonito y está bien hecho, el diseño estilizado es ingenioso y gracioso también. Que si, que Classic Eggman tenía siluetas en forma de huevo en algunos artworks, pero son casos aislados, ni siquiera el diseño más reciente en Generations tenía esa forma. Jakks Pacific se ha lucido con este peluche, y no puedo recomendarlo suficiente si sois fans del doctor.


Ahora que hemos cubierto los cuatro peluches de forma individual, unos datos básicos generales. El material es poliester con bordados para elementos como los ojos, y el tamaño es bastante pequeño, unos 17cm aproximadamente, por lo que no tengáis miedo de que os ocupen demasiado espacio. Son bastante asequibles para colección, tanto por tamaño como por precio (entre 10 y 15€, según la tienda). En España los podéis localizar en tiendas GAME, FNAC, y Carrefour en el momento de publicar este artículo, y si sois de otros lugares donde los peluches no se distribuyen, os recomendaría investigar páginas web de Amazon que envíen internacionalmente, o algunas webs de juguetes como Toy Wiz o BigBadToyStore (aunque en casos así los gastos de envío pueden llegar a ser demenciales en ocasiones).

Por último, para los que quieran ir más allá de solo tener la colección completa y ya... Los peluches originalmente son distribuidos en una caja de exposición. Lo normal es que estas cajas, POR DESGRACIA, sean destruidas por las propias tiendas, para ponerlos en sus estanterías sin ocupar demasiado espacio de posibles ventas. Pero si encontráis una tienda donde tengan la caja, quizá tengáis suerte de poder llevaros una. En casos así lo mejor es preguntar si os la pueden guardar en lugar de tirarla cuando se agoten los peluches, o llevaros los dos o tres últimos peluches y pedir que os pongan la caja en la bolsa también. En cualquier caso, que sepáis de su existencia para todo aquél que quiera investigarse una para tener en su casa. La caja está adornada con nuevos arts oficiales de Classic Sonic siguiendo la nueva guía de estilos que se puso en marcha para merchandising en 2019, y debo decir que personalmente me parece preciosa. ¡Ánimo si queréis conseguir una!


Y con esto acabamos la serie 1 de los peluches de Jakks Pacific. En el próximo artículo probablemente cambiemos de empresa, porque Jakks no es la única que ha sacado cosas de Sonic estos últimos meses. ¡No os perdáis la siguiente entrega, sobretodo si os gusta exponer vuestros mandos más queridos...!

Podcast - La hora del erizo #144 : Baby Sonic doo doo doo doo doo

En el corazón de los internautas sólo puede quedar un bebé...


Volvemos una vez más con un nuevo episodio de "La Hora del Erizo", el podcast de Sonic Paradise.
En este episodio bien cargadito comentamos toda la actualidad de Sonic La Película, la experiencia del staff del sitio en el Sonic Adventure Music Experience, además de noticias de merchandising.
¡Todo eso y mucho más en La Hora del Erizo, el podcast de Sonic Paradise!

Con Jack Wallace, Ash The Dragon, RACCAR, Nirmugen y Alpha 3.

Podéis encontrarnos en en las redes sociales:
Twitter
Facebook
Instagram
Nuestro perfil en Ivoox
Nuestro canal de youtube
Spotify

y en nuestros perfiles personales:
Ash the dragon
RACCAR
Jack Wallace
Nirmugen
Alpha 3


Encuentra este podcast también en
Canal de Youtube de Ash y RACCAR


Visitalos!
Canal de Youtube de Jack Wallace


Opción en video:


Opción solo audio:

Opinión: Retrocompatibilidad, divino tesoro.



Cuando lo nuevo quiere codearse con lo viejo.

Parece que últimamente se está hablando mucho sobre retrocompatibilidad, y no es para menos, pues todo apunta a que la nueva generación de consolas apostará fuerte por ello. ¿Pero es realmente algo que quiere todo el mundo? ¿Es necesaria? ¿Puede influir en algo a la hora de decidir qué consola comprar?

Nintendo parece haber dejado bastante clara su postura actual sobre el tema, Switch no ofrece ningún tipo de retrocompatibilidad con sus precursoras, ni con 3DS, ni con Wii U. Lo que implica tener que estar pendientes de reediciones, remasterizaciones, remakes, o recopilatorios si queremos jugar con cosas que no sean actuales.

Esto no deja de ser un problema, ya que para poder disfrutar de cualquier juego “viejo” en nuestra Switch dependemos de que su correspondiente desarrolladora quiera/pueda volver a publicarlo, teniendo que conseguir que dicho juego funcione en Switch. Por ejemplo, supongamos que queremos jugar a Sonic Lost World en Switch, pues nos toca esperar a que Sega se decida a portear la versión de Wii U, algo que probablemente no ocurra nunca.

Es principalmente por esto por lo que se aplaude la retrocompatibilidad, algo que hemos visto bastante en la pasada generación con Xbox One. Microsoft siempre ha apostado por ello, aunque sea una retrocompatibilidad parcial y no total. E incluso aunque funcione parcialmente, cualquier usuario de esta consola puede acceder a muchos títulos que los usuarios de otros sistemas tan solo pueden soñar.

Poneos a contar cuántos juegos de Sonic se pueden jugar actualmente en Xbox One, no son precisamente pocos, y de hecho la cifra aún podría aumentar en lo que queda de generación. Alguno de estos juegos incluso puede mejorar su rendimiento, como ocurre con Sonic Generations. Y lo mejor de todo es que esto es completamente gratis siempre que tengamos ya el juego original, dejándonos la opción también de comprarlo digital si no lo tenemos ya de antes.

¿Podremos jugar aquí al Sonic Heroes de Xbox?

Aun no tratándose de una retrocompatibilidad completa de todo el catálogo, esta función ha sido algo muy aplaudido en Xbox One, hasta el punto de que parece ser que Sony ha decidido cambiar su actitud sobre el tema. Son cada vez más fuertes los rumores de que PlayStation 5 será retrocompatible con sus cuatro precursoras, de hecho ya se confirmó que podríamos jugar en ella al menos a juegos de PS4, y además con mejoras. Por su parte Microsoft parece seguir el mismo camino con Series X, aunque aún no está claro del todo si esta retrocompatibilidad será total, o volverá a ir juego por juego.

Muchos se preguntan por qué Sony dejó de apostar por la retrocompatibilidad con PS4, a pesar de que ellos mismos apostaron por ello especialmente en PS2 y PS3 (aunque no todas las PS3 eran retrocompatibles con PS2, si lo eran con PS1). La compañía ha parecido mantener una actitud de desdén en los últimos años sobre el tema, por ejemplo con aquellas polémicas declaraciones de Jim Ryan argumentando que nadie querría jugar con juegos tan desfasados como los de PS1 y PS2.

Sin embargo, lo que se rumorea (y con bastante fuerza) es que Sony no pudo ofrecer retrocompatibilidad entre PS4 y PS3 porque simplemente no pudieron hacer que PS4 corriese juegos de PS3. Hay que tener en cuenta que PS3 es algo así como la “nueva Saturn” en cuestiones de emulación, todo debido a su complejo chip Cell. Sería por esto por lo que Sony decidió probar suerte con el streaming con PlayStation Now, algo que no parece haber calado demasiado, al menos en cuanto a juegos antiguos se refiere.

No tiene mucho sentido pelearse con problemas de conexión cuando se puede conseguir una PS3 no muy cara, y tampoco parece haberles ido especialmente bien ofreciendo juegos de PS2 emulados de pago, y además con precios ciertamente elevados. En Sony son plenamente conscientes de que una buena parte de los usuarios valora y aprecia la retrocompatibilidad, y es por ello por lo que parecen haber vuelto a apostar por ella (veremos hasta qué punto).

¿Pero tiene algún punto negativo la retrocompatibilidad? ¿Por qué hay gente a la que parece incluso molestarle? Es perfectamente comprensible que haya a quién esto no le interese, personas que simplemente quiere jugar con lo nuevo y ya. Pero hay quién actúa como si le molestase, sacando a pasear esa actitud condescendiente de la que hizo gala Jim Ryan con su “¿Quién querría jugar con eso?”.

PS4 si. ¿Pero qué hay de PS1, PS2, y PS3?

¿Realmente tiene algo malo? La respuesta es que no. No deja de ser una función más, como la de poder ver películas, o acceder a Internet. Si a alguien no le interesa, simplemente basta con no usarla. Cabría pensar que tal vez la compañía en cuestión estaría desperdiciando recursos en ello en vez de en otras cosas, pero lo cierto es que es una función que realmente les compensa, tanto a ellos, como a los usuarios.

Si un usuario de PS4 quiere comprar Sonic Adventure 2, simplemente no puede hacerlo, a no ser que compre el de PS3 y lo juegue mediante streaming. En cambio uno de Xbox One si puede comprarlo, y ese dinero va para Sega y Microsoft sin tener que andar reeditando ese juego. Esto es incluso más beneficioso para pequeños estudios, que pueden seguir vendiendo sus juegos antiguos durante muchos años sin tener que costear reediciones.

Todo esto desde el lado práctico, pero es que también hay un importante factor cultural y de preservación. Cuanto más accesibles sean estos “juegos viejos”, más gente podrá conocerlos, es una forma de mantener viva nuestra cultura que sencillamente no comprendo cómo alguien podría ver con malos ojos. Para saber de qué va esto (en caso de que alguien no lo entienda), basta con extrapolarlo a otros campos como el cine. ¿Acaso a alguien le podría parecer mal que se reeditase Casablanca?

Las películas se van reeditando en diferentes formatos, adaptándose a los tiempos que corren, permitiendo así que las nuevas generaciones las disfruten (si lo desean). Me parece muy bien que una persona que ya jugase en su día a Super Mario 64 no quiera volver a hacerlo actualmente, pero hay más personas en el mundo, algunos ni habían nacido cuando salió ese juego. ¿Con qué derecho se les privaría de ello? ¿Se le priva a alguien de leer El Quijote por no haber nacido cuando se publicó?

En este caso el argumento suele ser siempre el mismo: “Si alguien quiere jugar a ese juego, que lo haga en la consola original”. Y ojo, que me parece algo totalmente correcto, de hecho es lo que yo mismo prefiero hacer. Pero esto presenta dos problemas que parecen escapárseles a algunos y de los que nunca se habla: El primero es que no es fácil conseguir consolas y juegos descatalogados, especialmente para personas que no son habituales del mundo del videojuego. Sería como obligar a la gente a ver Casablanca en VHS, como si fuese fácil encontrar un reproductor de video de ese formato hoy en día, así como la correspondiente cinta…

El cambio de tendencia en Nintendo.

El segundo es que el hardware no es eterno. Si, no hay nada mejor para jugar a Sonic 1 que una Mega Drive. Pero el tiempo no pasa en balde, cada día que pasa quedan menos consolas funcionales, y por mucho que se vayan restaurando, llegará un momento en el que no haya más. Es por esto que debemos ir acostumbrándonos ahora a preservar todo este legado cultural que estamos dejando, o el día de mañana dejará de existir cuando nosotros ya no estemos.

Si, por suerte existen los emuladores, y ayudan mucho a la preservación y a que los juegos antiguos sean accesibles para todo el mundo. Pero eso no está reñido con que las compañías quieran seguir ganando dinero con sus juegos, al menos en la medida de lo posible. Además, comprar juegos clásicos a la propia compañía sirve para que ellos mismos comprueben que hay interés por esas franquicias, lo que puede propiciar nuevas entregas de ellas.

Si alguien dijese que Casablanca ha envejecido mal, y que nadie querría hoy en día ver eso, se le tacharía inmediatamente de inculto y ególatra. No solo por despreciar la historia del cine, sino también por creerse que con que esa persona ya la haya visto en su momento, ya la ha visto todo el mundo, incluidos los que vengan después. ¿Por qué no ocurre lo mismo con los videojuegos? ¿Cómo es posible que un responsable importante de una compañía diga cosas así sobre el pasado de la propia compañía que representa? ¿Por qué se toleran estas faltas de respeto y empatía?

Son cosas que personalmente no comprendo, y que vistas desde fuera hacen que el mundo del videojuego parezca (una vez más) un circo para críos que dicen ser muy fans de algo que ni se molestan en respetar. Y lo más triste es que si finalmente Sony apuesta por la retrocompatibilidad en la nueva generación, seguramente aquellos que renegaron de ello en su momento, vengan ahora diciendo que es lo mejor del mundo.

Pero en fin, no dejemos que los árboles nos impidan ver el bosque. La retrocompatibilidad es algo bueno, algo que incluso a quien no le interese, le beneficia en la sombra. Y además es algo que lleva mucho tiempo ahí, de hecho Sega apostaba bastante por ella antes de Saturn. Nintendo también ha tirado mucho de retrocompatibilidad en los últimos tiempos, y es una pena que hayan decidido dejar de hacerlo.

Sega lo tenía claro en los 80: Retrocompatibilidad si.

Ojalá que se cumplan los rumores y esta nueva generación venga respetando su pasado y sus raíces, permitiendo que disfrutemos de nuestros juegos las veces que queramos, y que las nuevas generaciones puedan conocerlos. Además, os garantizo por experiencia que no hay una sola generación de juegos que no esconda cientos de joyas que hayan pasado desapercibidas. Quién crea haber jugado todo “lo bueno” en su momento, y que un juego no puede sorprenderle simplemente por no ser actual, vive en el error y la ignorancia.

El mundo del videojuego tiene un pasado precioso y muy rico, una fuente prácticamente inagotable de juegazos de todo tipo, un legado que merece sin duda la pena preservar, algo que me cuesta creer que alguien a quien le gusten los videojuegos rechace voluntariamente. Un juego no caduca a la semana de salir a la venta, esta mentalidad “fast food” no beneficia a nadie. Y si alguien quiere pensar así y perderse miles de juegazos, es libre de hacerlo. Pero que al menos demuestre un mínimo de respeto, y no ponga la zancadilla con sus quejas infundadas a quienes no quieran seguir su mismo camino.

No se trata de "nostalgias", ni de “vivir en el pasado” como creen algunos, se trata de mantener vivo ese pasado para que nos ayude en nuestro presente para construir el futuro. Aprender de lo bueno y de lo malo que hemos vivido, y usar esa experiencia para andar el camino que tenemos por delante. Sin nuestra historia no somos nada, ni lo serán los que vengan después.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Un año de cine


Despedimos 2019 y damos la bienvenida a 2020

Se nos viene encima un prometedor 2020 que ya nada más empezar nos va a tener contando los días que falten para el estreno de la película de Sonic, pero antes de ver que nos puede deparar el año nuevo, está bien echar un vistazo a lo que nos ha dejado este 2019.

Naturalmente no a todos nos habrá ido igual el año, algunos estarán deseando que termine, mientras que a otros les dará simplemente igual, y luego estamos los que lo vamos a guardar en nuestra lista personal de grandes años, entre los que no dudo en incluirme.

Y es que personalmente necesitaba bastante un año así, especialmente en lo referente al tema de los juegos, ya que en los años anteriores estaba sintiendo cierto desasosiego en lo que respecta al mundo del videojuego actual. Y es que la presente generación de consolas me estaba dejando algo frío, al menos comparada con las anteriores. Pero este año parece que ha decidido darme de golpe todas las alegrías, y en lo referente a mis cosas no puede ni mucho menos quejarme.

Así por ejemplo Resident Evil volvió a mi dispuesto a dejarse volver a querer con el tremendo remake de la segunda entrega, Mortal Kombat hizo renovación de votos con el espectacular Mortal Kombat 11, y me reencontré con viejos conocidos (a los que echaba mucho de menos) como Ryo Hazuki y Sir Daniel Fortesque, además de la agradable sorpresa que me ha supuesto el regreso de Crash Team Racing.

Long time no see!

Si, vale, muchos son remakes, o como mínimo herederos de series veteranas. Pero aún con eso, necesitaba algo que me reconectase un poco con el mundo del videojuego actual, aunque solo fuese por afrontar con renovado optimismo la próxima generación de consolas. Si, siempre me habría quedado lo retro, pero llevando toda la vida a medio camino entre lo nuevo y lo viejo, no me habría gustado nada tener que limitarme solo a lo añejo.

En lo referente a mí, puedo decir que 2019 me ha salvado la actual generación de consolas. De hecho si tuviese que poner alguna pega, tal vez sería precisamente por nuestro erizo, pues si bien Team Sonic Racing es un gran juego, siento que no he congeniado con él tanto como con sus predecesores. Algo que sea culpa mía o del juego (o de nadie), tampoco siento que haya empañado el que ha sido sin duda un gran año de Sonic.

Para la historia quedará ya todo lo sucedido entorno al diseño del erizo en su película, y no solo para la historia del propio Sonic, sino también para la del cine en general. Sabemos que cada vez son más frecuentes las polémicas por las decisiones que toman los estudios (ahí tenemos sin ir más lejos la que se está liando entorno a Star Wars), y dentro de este marco, lo que ha ocurrido con la película de Sonic quedará como referente cada vez que el público quiera cambiar las cosas.

¿Se escuchará más a los fans a partir de ahora? ¿Será eso algo realmente bueno, o traerá otros problemas? En el caso de Sonic diría que todos hemos salido ganando, pero puede que no esté bien tomarse esto como costumbre, pues las consecuencias podrían ser nefastas en otros casos.

2020 nos traerá una nueva generación de consolas.

Tampoco puedo dejar de mencionar lo sucedido este mes de diciembre, tanto con el estreno del nuevo y genial Mario & Sonic, como (ya a título personal) todo lo del Sonic Adventure Music Experience de Londres. Esto último, de hecho, me ha reconectado bastante con el erizo, algo que no está nada mal para un año en el que ni siquiera hemos tenido un juego principal de Sonic.

Ese juego principal debería ser el del 30 aniversario en 2021, pero es bastante probable que sea anunciado a lo largo de este 2020 que arranca ahora, por lo que habrá que estar muy atentos a las noticias que vayan llegando. Además sería muy raro que Sega no quiera aprovechar el tirón de la película para sacar algo, tal vez un nuevo “Mania”, o reediciones de algún tipo (¿Sonic 3 & Knuckles ahora que la música podría haber dejado de ser problema?).

Aunque puede que ni siquiera sean necesarias estas reediciones en la nueva generación de consolas, ya que tanto Sony como Microsoft parecen totalmente dispuestas a llevar al máximo el tema de la retrocompatibilidad, de modo que no sería necesario volver a sacar por ejemplo Sonic Unleashed, ya que podríamos jugar al original tanto como queramos en nuestra nueva consola.

También están los rumores de una nueva serie de Sonic, por lo que yo diría que este 2020 se presenta más que interesante para nosotros los fans. De modo que no os preocupéis si sois de aquellos a los que 2019 no les ha dejado buen sabor de boca, pues el nuevo año pinta bastante bien.

¡Feliz año nuevo!

¿Y vosotros? ¿Os ha gustado este 2019? ¿Qué os gustaría que hubiese en 2020? Podéis dejarnos vuestros comentarios y predicciones para el nuevo año, así dentro de otros 12 meses podéis volver aquí y comprobar en qué cosas habéis acertado. Por nuestra parte solo nos queda desearos un feliz 2020 en nombre de todo el equipo de Sonic Paradise. ¡Que el nuevo año nos traiga a todos mucho Sonic!

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.