Opinión: La curvatura del polígono


¿Habrá un salto importante en la próxima generación?

Casi sin darnos cuenta tenemos ya enfrente a la nueva generación de consolas, algo que por muy pecero que se sea, todos sabemos que afectará de forma importante a toda la industria del videojuego. Sin embargo, las imágenes de sus primeros juegos no parecen haber dejado a nadie boquiabierto, o al menos no como lo hicieron otros cambios generacionales en el pasado. De hecho no somos pocos los que nos preguntamos: “¿En serio no puede mover esto mi actual consola?”

Cierto es que desde siempre ha ocurrido que los primeros títulos de una nueva generación han estado muy lejos de exprimir todo el potencial que serían capaces de ofrecer las nuevas máquinas, pero siempre había un mínimo de impacto inicial, algo que hemos ido viendo reducirse generación tras generación en las últimas décadas.

Ya pasó algo parecido cuando llegó la actual generación, cuando incluso desarrolladores de renombre como Kazunori Yamauchi (creador de Gran Turismo) nos advertían de que a partir de ese momento los cambios generacionales ya no serían tan grandes. De hecho ha sido el propio Gran Turismo 7 quien ha protagonizado cierta polémica tras ser mostrado durante la presentación de PlayStation 5, por su gran similitud con sus predecesores de anteriores generaciones.

¿Gran Turismo 7 de PS5? Nope, Gran Turismo 6 de PS3.

Es curioso cómo esta nueva generación de consolas nos ha tenido que ser presentada con toda clase de datos técnicos sobre el hardware, como si fuese necesario explicarnos que realmente sí habrá un salto, aunque a primera vista no lo veamos. Esto induce a creer que ni las propias compañías confían en que las imágenes mostradas nos causen tanto impacto como en generaciones anteriores.

Términos como el popular “raytracing” aparecen hasta en la sopa, una especie de panacea técnica que hará los juegos mucho más realistas, pero que en la práctica no es más que una mejora visual que concierne a los efectos de iluminación. De hecho no es algo ni mucho menos nuevo, pero hasta ahora no se utilizaba porque no compensaba la monstruosa cantidad de recursos que consumía.

¿Para esto se va a emplear el nuevo potencial? ¿Solo para ofrecer unos efectos de iluminación algo mejores? Es de esperar que no, pero las compañías siguen haciendo hincapié en ello como si fuese algo verdaderamente importante. Algo que también ocurre con los nuevos discos duros SSD, de los cuales se dice que harán casi desaparecer los tiempos de carga, y que permitirán alardes técnicos sorprendentes.

¿Será así realmente? No hay motivos para creer que no. Pero sinceramente, yo creo que a día de hoy los tiempos de carga no son una de las principales quejas de los jugadores, y menos cuando estos ya se han venido reduciendo generación tras generación. ¿Serán tan revolucionarias esos nuevos conceptos jugables que propone la eliminación de las cargas? Eso el tiempo lo dirá, pero tampoco parece a priori que vaya a ser algo como para dejarnos con la boca abierta.

Cuando iniciamos la actual generación, muchos ya pensamos que se había alcanzado el techo gráfico actual. Baste con ver que cada vez es más difícil distinguir entre un videojuego y los efectos visuales por ordenador de una película. Entonces la esperanza era que en estos años hubiese algún tipo de salto tecnológico o jugable que justificase la nueva generación, pero no ha sido así. Propuestas como el VR se han quedado en “otro experimento más” que está ahí, pero tampoco ha provocado ninguna revolución. Igual que los controles por movimientos hace algunas generaciones, o el efecto 3D.

Hace ya tiempo que alcanzamos lo que yo llamo “la curvatura del polígono”, es decir, el punto en el que podemos ver el borde curvado de un modelo poligonal sin aristas. Algo similar a lo que ocurrió en su momento con los gráficos 2D, pudiendo apodar a aquello como “la curvatura del pixel”. En el momento en que todo deja de parecer “cuadrado” se comienza a atisbar el techo visual, y esa curvatura del polígono comenzó a alcanzarse ya en la era de PlayStation 3 y Xbox 360.

Así luce Sonic Unleashed con 12 años a sus espaldas.

Desde entonces se han ido mejorando efectos, la calidad de las texturas, y un sinfín de pequeños detalles que todavía había espacio para mejorar. Pero los juegos en 3D estaban ya llegando a su límite, tal y como ocurrió con las 2D hace un par de décadas. Es por esto que hoy en día nos ponemos a jugar a Sonic Unleashed, y después a Sonic Forces, y apenas vemos un salto claro entre ambos. Y de igual modo es muy poco probable que veamos una diferencia visual destacable en los futuros Sonic para la nueva generación.

Además Sonic precisamente es un juego de estética animada, algo que ya alcanzó su límite hace bastante tiempo. Los juegos de corte realista todavía tenían más espacio para la mejora, pero su techo está ya también aquí. Cuando salió Sonic Unleashed parecía una superproducción de Pixar, y de aquello hace ya la friolera de 12 años… Cuando en poco más de 7 años habíamos pasado de Sonic 1 a Sonic Adventure.

¿Necesitábamos realmente una PS4 para mover Sonic Forces? ¿O una PS3 ya habría logrado quedarse cerca? ¿Y para Sonic Mania? En lo que yo llamo “La era del Re” (Re-make, Re-imaginación, Re-master, Re-boot, Re-frito, etc) cabe preguntarse si hace falta tanta potencia para satisfacer la creciente demanda de “estéticas retro”, o esos miles de juegos indie que en su gran mayoría podrían correr sin problemas en una PS2.

Cierto es que esto del “Re-ciclaje” promete reducirse parcialmente con la apuesta por la retrocompatibilidad, pero no será suficiente si no se hace también un esfuerzo serio por ofrecer cosas verdaderamente nuevas. Esta nueva generación no puede permitirse que el ingenio y el riesgo vuelvan a correr a cargo de los juegos peces pequeños, mientras los peces grandes van a lo seguro repitiendo una y otra vez los mismos conceptos jugables y viviendo eternamente de nombres con historia.

¿Necesitaremos más teraflops para jugar a Sonic Mania 2?

Si, todos queremos un nuevo Sonic, o un nuevo Mario, o un nuevo Uncharted. Pero si no se apuesta también por cosas nuevas y arriesgadas, nos vamos a comer otra generación idéntica a la que dejamos atrás, y cada vez son más los usuarios que se sienten hastiados de tanta monotonía y “Re-petición”. Los gráficos ya no sirven como excusa para hacernos comprar una nueva consola, y o se inventan los juegos “4D” para que otra vez volvamos a empezar todo el proceso, o se deja de una vez atrás el miedo a probar cosas nuevas.

Por desgracia es poco probable que esto se haga, porque tal y como es la actual industria del videojuego, cada vez es más arriesgado meterse a innovar. Usuarios que no toleran que se les cambie de sitio una silla, nuevas franquicias que pasan sin pena ni gloria porque la gente solo tiene ojos para el título de moda de la semana, usuarios que no dejan de exigir refritos de títulos de sus tiempos de gloria, juegos de “usar y tirar” de los que nadie habla apenas una semana después de haber salido, y toda clase de polémicas absurdas que se crean para atacar a los títulos que no interesen por lo que sea poniendo en peligro proyectos multimillonarios y años de trabajo.

¿Quién se va a arriesgar frente a algo así? ¿Estamos condenados a que los cambios generaciones sean a partir de ahora un mero trámite en el que volvemos a pagar una consola para poder seguir disfrutando de juegos nuevos? Si no cambian las cosas, y no parece que vaya a ser así, nos vemos advocados a un mundo del videojuego “fast food” donde lo que menos importe sea el juego en sí, y todo sea consumir por consumir, mientras no somos capaces de recordar nada del “GOTY” del mes pasado.

Confiemos en que algo cambie para bien en esta generación, que haya un giro inesperado que aporte un poco de luz. Pero luz de verdad, no un simple efecto visual que sirva para que todos podamos ver cómo a Eggman le brilla su redondeada calva.

¿Hará el raytracing que brille más la calva de Eggman?



Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Adiós al Burger King


El regreso de Alex Kidd.

Asi es, no es un sueño, es tan cierto como que Sonic es azul. ¡Vuelve Alex Kidd! El pasado “no E3” de IGN nos revelaba la existencia de este futuro remake del primer juego de la otrora mascota de Sega, Alex Kidd in Miracle World. De este modo, nuestro simpático y orejudo amigo se unirá a la cada vez más extensa lista de viejas franquicias de Sega que regresan, junto a otros clásicos como Streets of Rage, Wonder Boy, o Panzer Dragoon.

Este nuevo remake promete añadir nuevo contenido, como nuevas fases y modos de juego. Y podremos optar por un apartado gráfico adaptado a los tiempos modernos, o jugar con los sprites originales de nuestra querida Master System. Pronto iremos conociendo nuevos detalles, pero por el momento sabemos que llegará el año que viene, y parece ser que lo hará para todas las plataformas actuales.

Además el juego está siendo desarrollado aquí en España por Janken Team, y será publicado por Merge Games. Esto viene a demostrar una vez más el cariño que se tiene por este personaje en España y el resto de Europa, donde Master System consiguió sus mayores éxitos, con permiso de Brasil, claro.

Made in Spain.

Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que sea en Europa y Brasil donde mejor ha sido recibida la noticia, mientras que parece que en otras partes del mundo se ha recibido con cierta indiferencia. De esto tiene culpa el desconocimiento que hay sobre el personaje allí donde no logró llegar al gran público, algo que esperemos cambie con este nuevo remake.

Y es que Alex Kidd in Miracle World no era un juego más, pues al igual que ocurriría años más tarde con cierto erizo azul, fue creado expresamente para competir con el todopoderoso Super Mario Bros. Esto propició que el juego del fontanero estuviese muy presente durante el desarrollo, a pesar de que inicialmente se concibiese como una adaptación de la franquicia Dragon Ball al mundo del videojuego.

Y así de Goku pasamos a alguien que debería hacer frente al mismísimo Mario, para lo cual se recurrió a añadir novedades jugables que lo convertirían en un título bastante más avanzado que el del italiano saltarín. De este modo, ya en su primera fase el juego nos sorprendía con un desplazamiento vertical, en lugar del clásico horizontal. Así íbamos descendiendo por el Monte Eterno hasta caer al lago que hay debajo, pasando así a una fase acuática sin ningún tipo de transición entre este y el nivel anterior.

El sol vuelve a brillar para Alex Kidd.

Este tipo de complejidad no era nada habitual en la época, pero el segundo nivel también nos iba a deparar sorpresas, a pesar de tratarse de una fase de scroll horizontal más similar a las de Mario. Y es que ya al principio de la fase nos encontraríamos con una tienda donde podíamos invertir el dinero conseguido, dándole así al juego cierto componente aventurero. Además, uno de los ítems disponibles era la veloz moto Sukopako, la cual nos permitiría recorrer el nivel a gran velocidad arrasando con todo a nuestro paso (se ve que Sega ya buscaba eso de la velocidad para competir con Mario en 1986).

Y lo mejor nos esperaba al final de la fase, con un jefe de lo más llamativo que nos desafiaba a una partida de piedra, papel, o tijeras. En apenas dos niveles, ya habíamos visto más variedad y complejidad que en todo Super Mario Bros. Y aún nos quedaba mucho por descubrir, como el resto de vehículos a los que podía subirse Alex, y un amplio catálogo de ítems con diversos usos.

Solo los más hábiles y pacientes lograron completar esta extensa y difícil aventura, la cual escondía además toda clase de secretos y misterios para incitar a la rejugabilidad. Si a esto le sumamos su pegadizo tema musical principal, teníamos el coctel perfecto para que muchos jugadores diesen sus primeros pasos en el mundo del videojuego, quedando ya atrapados para siempre.

Lo que comenzó como un entusiasta fangame ha acabado haciéndose oficial.

¿Qué nuevas funciones se incluirán? ¿Cuáles os gustaría que hubiese? No estaría mal poder jugar con Stella, la novia de Alex Kidd. O poder desbloquear a su hermano gemelo Egle. ¿Y qué tal suena la idea de poder vestir algún traje alternativo? Como por ejemplo uno de Shinobi que haga referencia al genial Alex Kidd in Shinobi World. Y de momento ya hemos visto algún cameo a cierto nivel de cierto juego protagonizado por un erizo azul. ¿Habrá más referencias a Sonic?

Y ya que hablamos del erizo, si este remake tiene éxito, es posible que Sega se decida a dar luz verde también a nuevas entregas de la serie, por ejemplo retomando la idea de que Alex Kidd viaje a los mundos de otras franquicias de Sega, tal y como ya hizo en el mencionado Alex Kidd in Shinobi World. ¿Os imagináis un Alex Kidd in Sonic World? O tal vez un Alex Kidd in Fantasy Zone, codeándose con Opa-Opa mientras viste como el protagonista de Space Harrier.

Las posibilidades que se abren con este regreso son inmensas, pero ninguna de ellas respalda los temores que algunos han expresado ante el regreso de Alex Kidd, como la posibilidad de que retome su puesto como mascota de Sega desplazando a Sonic. Esto simplemente no va a pasar, y no hay motivo alguno para que ambas franquicias no coexistan. Parece algo bastante obvio que no debería hacer falta ni mencionar, pero no está de más dejarlo claro viendo la reacción de algunos por ahí...

Id probando el original para que se os haga más amena la espera.

Si todavía no conocéis a Alex Kidd y queréis ir probando sus aventuras mientras llega el remake, podéis descargar el Alex Kidd in Miracle World original para Switch desde la eShop de Nintendo, donde fue publicado dentro de la serie Sega Ages. También podéis encontrarlo descargable para PS3 y 360, siendo este último retrocompatible con Xbox One.

¿Qué otros clásicos de Sega podrían regresar en el futuro? ¿Fantasy Zone? ¿Golden Axe? ¿Ristar? La lista es prácticamente interminable, pero la nueva política de “puertas abiertas” de Sega hace que casi todo sea posible. De momento ya tenemos motivo de sobra para la alegría con el regreso de nuestro “querido cabezón”, que viene dispuesto a demostrar que todos merecemos una segunda oportunidad. ¡Ojalá que vuelva para quedarse!

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Consola nueva, historia vieja.



¿Qué pasaría realmente si Sega sacase una nueva consola?

Hace unos días saltaba la noticia de que en un próximo número de la revista Famitsu se iba a publicar un artículo exclusivo que hablaba sobre un importante anuncio por parte de Sega, en el cuál, y según las palabras del propio periodista encargado, se anunciaría un nuevo y revolucionario hardware llamado a revolucionar el mundo del videojuego.

Naturalmente no tardó en montarse el caos habitual que se produce cada vez que alguien “estornuda” en Sega, con clickbaits, infancias, toda clase de fakes, y la típica parafernalia de siempre. Pero hoy no vengo a hablar de eso, de lo cual por cierto ya he hablado de sobra por otras vías. Y es que al margen de todo este habitual gallinero que se monta entorno a Sega, lo cierto es que esta vez, y sin que sirva de precedente, si que podría haber algo importante detrás de todo esto.

¿Podría celebrar Sega su 60 aniversario una nueva consola o similar? La respuesta a esto es, por una vez, si. Pero dentro de un amplio abanico de otras opciones, claro está. Lo primero es llamar a la calma y no dejarse llevar por el hype, ya que luego vienen las decepciones de las que incomprensiblemente se acusa a la propia Sega, como si esta fuese responsable de algún modo de que tengamos una imaginación demasiado activa.

La cuestión que yo planteo es: ¿Qué pasaría realmente si Sega sacase una nueva consola? Naturalmente los fans seríamos pasto del hype, y en un primer momento la locura inundaría las redes convirtiéndola en trending topic mundial. ¿Pero y luego qué? ¿Se trataría de una alegría compartida por todos? Lo más probable es que no, ni mucho menos. De hecho a medida que se fuese apagando el griterío inicial de los fans, comenzarían a vérsele las orejas al lobo…

¿Y qué lobo es ese? Pues uno llamado “odio”, ese viejo enemigo que ha acompañado a Sega durante décadas, y que haría que los gritos de alegría fuesen eclipsados por agoreros mensajes provenientes de diversos grupos habitantes de las redes. Por un lado tendríamos a los propios medios, que no dudarían en muchos casos en utilizar el “sacapuntas” para hacer notar los múltiples “fracasos” de Sega en el pasado, algo que ya hacen a menudo incluso sin que haya consola nueva de por medio.

El próximo número de Famitsu podría revelar algo muy importante sobre Sega.

Lo siguiente serían los fanboys de cualquier otra plataforma, que no verían bien eso de que se metiese otra piraña en el acuario. Esto es algo que hemos visto incluso con la Intellivision Amico, una consola que ni siquiera pretende competir con las demás, si no buscar su propio público entre los jugadores retro. A pesar de ello, la consola es victima de ataques continuos por parte de fanboys de otras plataformas, que no dudan en ridiculizarla, o en acusar de estafadores a sus creadores sin base alguna.

¿Creéis que no se haría lo mismo con la nueva máquina de Sega? Cierto, no sería igual, sería incluso peor… Y es que, si ocurre esto con una marca tan “inocua” como Intellivision, sería de género ingenuo pensar que no iba a ocurrir con Sega, que es (por mucho que nos duela) una de las compañías más incomprensiblemente odiadas y apaleadas de la historia del videojuego.

Habrá quien piense: “Bueno, qué más da lo que digan los haters mientras a la consola le vaya bien”. ¿Pero realmente le iría bien? Para empezar se le iban a exigir unas capacidades técnicas que fuesen, como mínimo, equiparables a las de PS5 o Series X. Algo que no está al alcance ni siquiera de Nintendo. Las compañías como Sega o Nintendo no pueden permitirse seguir ese ritmo, y si lo hicieran, estaríamos hablando de consolas terriblemente caras que harían que los usuarios las ignorasen.

Sega no posee la infraestructura que tienen Sony o Microsoft, ni siquiera Nintendo la tiene. Hablo de algo tan complejo donde entran en juego desde la fabricación de componentes, hasta la adquisición de licencias de fabricación. Cosas que ya en el pasado hicieron que Nintendo renunciase a la carrera por la potencia, o que provocaron que consolas como Saturn fuesen más caras que su principal competidora del momento.

Tendríamos, o bien una consola cara que lo iba a tener muy difícil para competir con PS5 y Series X. O bien una máquina más modesta que recurriese a algún tipo de ingenio innovador que la hiciese interesante, tal y como lleva haciendo Nintendo desde DS. Sega nunca podría superar las prestaciones de las nuevas máquinas de Sony y Microsoft, y aunque milagrosamente lo consiguiese, y más milagrosamente aun lo hiciese con un costo bajo, el resultado no sería muy distinto, pues eso mismo es lo que lograron hacer con Dreamcast y ya conocemos todos el resultado…

La historia ha demostrado que la gente no quiere más consolas de Sega por buenas que sean.

Además está el problema de tener que decidir si se sigue operando como third party, o no. Si se opta por no hacerlo, todos los juegos de Sega pasarían a ser exclusivos de su nueva máquina. Esto haría que Sega perdiese cientos de millones al no poder vender sus juegos para otras plataformas, ya que como mucho podrían mantener sus divisiones de móviles y PC, pero nada más. ¿Queréis tener que comprar una consola específica para jugar al Sonic del 30 aniversario? Consola que, como ya digo, probablemente no sería barata…

La otra opción es seguir siendo third party, pero así su consola se quedaría sin exclusivos que la vendiesen. Además es posible que las otras third parties fuesen más recelosas a apoyar una máquina de una compañía que está compitiendo directamente con ellas en otras plataformas. ¿Qué alicientes habría entonces para comprar esta nueva consola de Sega? ¿Qué luzca el logotipo de la compañía? Sería necesario entonces que fuese una máquina con una propuesta muy diferente de las del resto, propuesta que además debería ser lo suficientemente interesante como para llegar al gran público.

Recordemos que aquí quién decide lo que triunfa y lo que no, es ese gran público, un sector que en su gran mayoría ni siquiera sabe qué es Sega, ni por qué debería comprar una consola solo porque lleve su nombre. Esto daría sentido a la campaña de Go Sega, destinada precisamente a dar a conocer la historia de la compañía al público general. ¿Pero de verdad cabe esperar que logre sus objetivos hasta el punto de hacer triunfar una nueva consola? Personalmente lo dudo horrores, por mucho que dicha campaña nos guste a los fans.

Es en estos fans donde recaería la responsabilidad de mantener vivo el nuevo sistema, pero seamos sinceros, ni somos suficientes, ni el fandom de Sega posee la madurez necesaria como para comprender que apoyar la consola es algo bueno para nosotros mismos. En este fandom somos más de tirar piedras contra nuestro propio tejado, rememorando una y otra vez los “fracasos” de la marca, en vez de recordad sus grandes hazañas. ¿Por qué alguien que no conoce Sega debería creer que es algo bueno, si ni sus propios fans son capaces de hablar bien de ella?

Eso por no mencionar que muchos, en cuanto viesen la tendencia al odio hacía la nueva máquina, correrían a posicionarse en contra de ella, como buenas veletas que se orientan hacia donde soplen las modas. Muchos de esos que se han pasado años pidiendo una “Dreamcast 2” correrían a criticar la nueva máquina en base a toda clase de estupideces tan solo por seguir la tendencia, tras lo cual no dudarían en culpar a la propia Sega de haberlo hecho todo mal.

Los rumores apuntan hacía un nuevo hardware revolucionario, y si...

Sega debería asumir unos riesgos enormes para lanzar una nueva consola, teniendo que hacer frente a los descomunales gastos de desarrollo y logística para hacer llegar su nueva máquina a todo el mundo. Recordemos que Sega ya apenas cuenta con filiales, de modo que debería depender de terceros para distribuir su propia máquina, lo que elevaría los costes. Eso, o volver a abrir sedes en cada país, lo que no sería precisamente barato…

Habría que mover miles de millones para poner en marcha algo así. ¿Y qué pasaría una vez llegase la consola a las tiendas? (Eso si es que llega y Sega no se echa para atrás antes…) Yo creo que todos, por mucha fe que tengamos puesta en ello, conocemos la triste respuesta. El público mayoritario le daría la espalda. De los fans, ni siquiera todos ellos estarían dispuestos a apoyarla. Y los medios encontrarían una estupenda fuente de clickbaits a base de atacar a la nueva máquina para pinchar a sus escasos usuarios.

El resto ya lo conocemos, una lenta agonía hasta que las arcas de Sega vuelvan a vaciarse y la maquina sea insostenible. ¿Y luego qué? Pues otro “muerto al hoyo”, y vuelta al mundo de las third parties, solo que con bastante menos dinero. Eso si, 10 o 20 años después de su desaparición, esta consola se convertirá en objeto de culto, se cotizaría a precio de oro, y todo el mundo se preguntaría qué pudo salir mal para que algo tan genial no triunfase, de lo cual no dudarían ni un instante en culpar a la propia Sega por “hacerlo todo mal”.

¿Eso es lo que queremos? ¿Otra consola de culto en la que confiamos cuatro gatos malcontados? ¿Una nueva crisis para Sega de la que tal vez no salga? Que conste que yo sería el primero en alegrarse de volver a tener consolas de Sega nuevas, y una vez más, pasaría por caja para hacerme con una. Pero seamos realistas y empleemos la lógica por una vez, la gente no quiere más consolas de Sega, lo han demostrado una y otra vez a lo largo de la historia, y el panorama no ha mejorado para propiciar el lanzamiento de una, de hecho diría que está peor que nunca…

No sabemos lo que va a anunciar Sega en unos días, lo más probable es que una vez más sea cualquier otra cosa y luego lleguen las habituales decepciones. Pero si realmente se tratase de una nueva consola, ya podéis ir abriendo los paraguas para la que se nos viene encima…

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Un pasado de futuro incierto.



¿Ha llegado el fin de los Sega Ages?

La serie Sega Ages de Switch es la actual heredera de una larga tradición en lo referente a la reedición de clásicos de Sega, recogiendo el testigo directamente de los estupendos Sega 3D Classics para 3DS. Pero ahora su futuro pinta un tanto incierto, pues parece que las ventas no acompañan, y todos sabemos ya lo que ocurre en esta industria cuando algo no logra vender lo esperado…

Actualmente hay anunciados dos títulos para Japón: Thunder Force AC, y Herzog Zwei. Dos clasicazos de la hoy extinta Technosoft que regresan gracias a que Sega adquiriese sus derechos hace ya algunos años. El primero de ellos es la conversión para arcades de Thunder Force 3, la cual mantiene algunas diferencias con el original de Mega Drive y después fue porteada a Super Nintendo con el nombre de Thunder Spirits.

El segundo título refleja bastante bien por qué es importante que continúen los Sega Ages, ya que se trata de un juego que nunca había sido reeditado y que a día de hoy continuaba siendo exclusivo de Mega Drive. Herzog Zwei es una especie de mezcla entre shooter espacial y juego de estrategia, y sirvió de inspiración para los creadores de Dune 2, el RTS que precedió al nacimiento de la serie Command & Conquer.

Todavía no está anunciado su lanzamiento en occidente, pero es de esperar que no tarden en llegar. El que si lo ha hecho ya es G-Loc, un espectacular juego de aviones capaz de hacer sombra al mismísimo After Burner, y que tampoco había sido reeditado hasta ahora. Otro ejemplo más de la importancia que tiene esta serie para la preservación del legado de Sega.

Buenos, bonitos, y baratos.

Hasta aquí todo bien, pero muchos nos preguntamos ¿y ahora qué? De momento no hay nada más anunciado, y todos tenemos muy presentes aquellos datos de ventas poco halagüeños que salieron hace unos meses… ¿Terminará aquí la serie Sega Ages? ¿Habrá que ponerla junto a otras muchas propuestas de Sega para recuperar su pasado que tampoco tuvieron éxito?

Está claro que vivimos una situación atípica que, de un modo u otro, va a afectar a los futuros lanzamientos durante mucho tiempo. Lo que podría ser también otro argumento más para temer por el futuro de los Sega Ages. Tampoco ayuda demasiado el feedback que recibe Sega sobre esta serie, con continuas quejas infantiloides por reeditar “juegos viejos”, peticiones absurdas que nada tienen que ver con los Sega Ages (como pedir que saquen Jet Set Radio), o la habitual marea de usuarios que simplemente se limita a pedir cosas en Internet para luego no comprarlas, a veces incluso cosas que ya están disponibles…

Con todo esto en contra no queda demasiado lugar para la esperanza, o tal vez si… Y es que los Sega Ages cuentan a su favor con la misma ventaja que tenían los Sega 3D Classics, pues el coste de su desarrollo es bastante bajo para lo que es habitual. M2 prácticamente hace esto por pura pasión hacía los juegos antiguos, especialmente los de Sega. Y al tratarse de juegos digitales, no tienen que cargar con los problemas de las ediciones físicas. Cosa que por cierto es una gran ventaja en la actual situación, pues basta con ver las espectaculares cifras de ventas que este confinamiento forzoso ha propiciado en el mercado digital.

Ahora mismo nos encontramos con un terreno abonado para juegos digitales de bajo coste y rápido desarrollo, un marco donde encajan bien los Sega Ages. Pero es que además en Sega han apostado muy fuerte por esta serie, teniendo como productora de la misma a la legendaria Rieko Kodama (si no sabéis quién es, buscad ahora mismo información sobre ella en Google o entregad vuestro carnet de fan de Sonic al salir).

¿Llegaremos a ver una reedición del arcade de Bonanza Bros.?

Pero todavía queda otro as en la manga a favor de los Sega Ages, y ese es el de Go Sega. Esta nueva iniciativa busca precisamente dar a conocer el pasado de la compañía, y de hecho ya ha “resucitado” a Sega Forever, un servicio cuyo futuro tampoco pintaba demasiado bien, pero que ahora promete traernos cosas nuevas dentro de esta interesante iniciativa.

¿Favorecerá Go Sega la continuación de los Sega Ages? Yo personalmente apuesto a que sí. ¿Pero por qué no hay nada más anunciado actualmente? Bueno, al margen de que hay que tener en cuenta la actual situación de crisis, también hay que tener en cuenta que estas cosas llevan su tiempo. Es muy posible que el proyecto inicial de los Sega Ages tan solo abarcase los títulos que ya hay actualmente lanzados o anunciados, pero eso no significa que no vaya a haber otra ronda.

A estas alturas, probablemente Sega y M2 ya tengan decidido su habrá más o no, y de hecho estarían desarrollando ya los primeros títulos de esta hipotética nueva hornada. Es muy posible que los juegos escogidos vayan especialmente orientados dentro de la línea de Go Sega, y que incluso se busque ampliar la lista de sistemas más allá de Mega Drive, Master System, y los arcades.

Además a M2 le ha costado mucho emular algunas placas como la System 24 que emplea el reeditado Gain Ground, y personalmente dudo que no lo vayan a aprovechar para traer también de vuelta el clásico Bonanza Bros. Lo mismo ocurre con la placa Model 1, la cual ya emularon para Virtua Racing, y que sería un desperdicio no aprovechar para traer de vuelta el primer Virtua Fighter. Finalmente está el tema de Technosoft, de la que aún se podrían reeditar joyas de Mega Drive como Thunder Force 2, o Elemental Master.

Traed a vuestros amigos para que disfruten con estos clásicos.

Incluso nuestro erizo podría depararnos alguna sorpresa, pues si queda todavía alguna posibilidad de ver reeditado Sonic 3 & Knuckles, es aquí en los Sega Ages (aunque hubiese que cambiarle la banda sonora). Lo mismo ocurre con el arcade SegaSonic, el cual podría ser la puerta de entrada para la emulación de la placa System 32, lo que podría propiciar reediciones de clasicazos de Sega como OutRunners, o Golden Axe the Revenge of Death Adder.

Está claro que los Sega Ages todavía pueden ofrecer mucho, y la situación no pinta tan oscura como parece para que continúen llegando. De todas formas, no estaría de más que los fans apoyemos esta iniciativa como es debido, comprando por ejemplo los títulos ya reeditados. Y si ya lo hemos hecho, o no podemos comprarlos, hay otras formas de aportar nuestro granito de arena, como por ejemplo hablarles bien de ellos a nuestros amigos, o incluso regalárselos para de paso poder jugar con ellos en multijugador.

Otra forma de ayudar es acudir a las redes sociales de Sega a demostrar nuestro apoyo, ya sea felicitándoles por su trabajo, o pidiendo respetuosamente nuevos títulos que encajen con la serie, como por ejemplo los mencionados Sonic 3 & Knuckles y SegaSonic. Cualquier pequeña acción positiva ayuda para que esta serie pueda continuar, lo cual también puede traer nuevas iniciativas similares en el futuro, o hacer que los Sega Ages den el salto a otros sistemas.

Lo que si dudo personalmente es que veamos más reediciones físicas de estos títulos, ni siquiera en Japón. Pero habrá irse haciendo a la idea de cuál es la situación actual, y de que muchas cosas van a cambiar… Se puede seguir apoyando el formato físico sin problemas, pero en estos tiempos que corren, habrá que aprender a compaginarlo con el formato digital, nos guste o no.

De nosotros depende que esto no termine aquí.

Finalmente hay que tener en cuenta que esta importante apuesta de Sega por su pasado con Go Sega no será eterna, esta iniciativa se ha creado por su 60 aniversario, de modo que este es el momento para apoyar estos clásicos relanzados. De hecho, si con esta importante apuesta no llegan los buenos resultados, es bastante probable que Sega desista de reeditar sus clásicos durante mucho tiempo. Con suerte recibiremos algún que otro recopilatorio con “los mismos juegos de Mega Drive de siempre”, y entonces nadie tendrá derecho alguno de quejarse, pues seríamos los propios usuarios los que les habríamos dado la espalda.

Si tenéis una Nintendo Switch por casa, daos una vueltecita por la eShop y poned en el buscador “Sega Ages”. Encontrareis grandes clásicos de Sega a un precio realmente bueno (además, suelen ponerlos en oferta con regularidad) y con toda la calidad y el cariño que sabe darles M2.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Podcast - La Hora del Erizo #146 - ¡En vivo y en video!

¡En vivo y en directo!

La Hora del Erizo ha regresado, ¡y en vivo y en video! Comentamos sobre todas las últimas noticias de Sonic y aprovechamos de cotorrear con uds. en esta, la primera vez del podcast hecho en vivo en su formato actual.
Con Jack Wallace, Ash The Dragon, RACCAR, Nirmugen y Alpha 3.

Podéis encontrarnos en en las redes sociales:
Twitter
Facebook
Instagram
Nuestro perfil en Ivoox
Nuestro canal de youtube
Spotify

y en nuestros perfiles personales:
Ash the dragon
RACCAR
Jack Wallace
Nirmugen
Alpha 3


Encuentra este podcast también en
Canal de Youtube de Ash y RACCAR


Visitalos!
Canal de Youtube de Jack Wallace


Opción en video:



Opción solo audio:

Opinión: Streets of Rage 4


May the 4th be with you

Hoy 4 de mayo se celebra el día internacional de Star Wars, y asociado a dicho número nos encontramos con un esperado juego que solamente puede ser definido como “de otra galaxia”. Streets of Rage 4 ya está aquí por fin, tras 26 largos años de espera desde que saliese a la venta Streets of Rage 3. ¿Ha merecido la pena esperar tanto?

Atrás queda ya el largo y tortuoso proceso que nos ha llevado hasta llegar a este juego, un periplo que llegó a parecer propio de algún tipo de maldición, alguna clase de mal de ojo empeñado en que cada proyecto se estrellase contra un destino cruel que parecía querernos privar de repartir tortazos por el barrio.

Fighting Force y Die Hard Arcade/Dynamite Deka fueron tan solo los dos primeros intentos, y por suerte llegaron a ver la luz con otros nombres. Algo de lo que no pueden presumir los numerosos proyectos cancelados que ha habido desde el tiempo de Dreamcast. Ha hecho falta que los genios de Dotemu y Lizard Cube acudan al rescate, tal vez armados con algún tipo de amuleto mágico.

Desde que fue anunciado, la cosa prometía bastante, a pesar de las siempre persistentes quejas estándar que rodean a todo cuanto esté asociado con Sega. No voy a entrar en polémicas absurdas que de sobra nos son conocidas en el fandom de Sonic, porque afortunadamente la recepción mayoritaria ha sido unánimemente muy positiva. Incluso por parte de los medios, que (por una vez) se han deshecho en elogios al juego.

La Guerra de los Galsias.

Pero si que debo mencionar el hecho de que incluso aquellos que teníamos altas las expectativas, nos hemos llevado una agradable sorpresa con el juego, y es que es incluso mejor de lo que ya parecía. Streets of Rage 4 hace honor a su nombre en todos los aspectos, siendo una entrega totalmente nueva de la serie, al mismo tiempo que rinde fielmente homenaje a la saga.

Hay quien habla de reciclaje y nostalgia, pero en toda la serie podemos encontrar enemigos y escenarios “repetidos”, a modo de iconos que conforman lo que hace que Streets of Rage sea Streets of Rage. ¿Era Streets of Rage 2 nostálgico por traer de vuelta los “Galsias” y hacernos luchar contra ellos a bordo de un barco? No. Pues aquí tampoco, por mucho tiempo que haya pasado desde la anterior entrega.

Y lejos de limitarse a repetir conceptos icónicos y apelar a la nostalgia, Streets of Rage 4 introduce elementos nuevos en la serie que encajan con ella como anillo al dedo (de Sonic). Por ejemplo el escenario de la comisaría de policía. ¿Una saga repleta de policías y maleantes que bebe del cine de pandilleros, y no había salido nunca una comisaría? Pues eso se acabó.

Tampoco puedo evitar hacer mención al escenario de las alcantarillas, no solo porque parezca sacado de Comix Zone (como tantas otras cosas del juego), sino también porque me acuerdo de aquella mujer verde que surgía de las alcantarillas en la portada occidental del primer Streets of Rage, como si se tratase de un ser mutante de las cloacas. Dicho misterio cobra ahora sentido gracias a este escenario.

“Where are my pixels?”

El aspecto visual ha sido otro de los elementos de controversia, pero sinceramente, yo aquí no veo más que una obra de arte en movimiento. Personajes y fondos dibujados a mano que parecen salir de un cómic, con infinidad de detalles y una ambientación magistral. Quién os diga que no habría hecho lo que fuese por jugar a un juego así a mediados de los 90, miente. De haber sido una recreativa en su día, habría tenido a todo el mundo arremolinado a su alrededor (Incluso a pesar de la inminente llegada de la moda 3D).

Y para quien quiera pixeles, también hay pixeles, pues podemos ir desbloqueando uno por uno todos los personajes jugables de las tres anteriores entregas. Todo excepto Ash y Roo de Streets of Rage 3, que parecen haberse quedado fuera para evitar polémicas en los tiempos que corren (si ya hubo problemas en su día, imaginad ahora…)

La música es algo tremendamente importante en Streets of Rage, y si bien es cierto que aquí es donde más entran en juego los gustos personales, por lo que a mí respecta hay que quitarse el sombrero con el trabajo realizado por los diferentes compositores, entre ellos el veterano Yuzo Koshiro. De hecho, si permanecéis atentos podréis descubrir cómo cada dos por tres brota el estilo musical de la época de Sonic CD (al menos en su versión japonesa/europea).

Hasta aquí todo bien, pero en un título de este calibre lo más importante es la jugabilidad, y es aquí donde mejor destacan sus virtudes. Cierto es que se ha dado un paso atrás en cuanto se refiere a las habilidades de los personajes, volviendo a un estilo como el de Streets of Rage 2. Pero también hay cosas nuevas, como el devastador sistema de combos que ahora nos permite machacar maleantes a placer, incluso en el aire.

¿Qué pasará si le enchufas ese taser a esa máquina recreativa?

Si no os duele el pulgar derecho tras unas cuantas horas jugando, es que algo habéis hecho mal. Es el machaca botones en persona, pero bien realizado, siendo tan capaz de enganchar y divertir como el mejor beat’em up de la época. Y lo mejor es que ahora podemos hacer combos a cuatro jugadores, llenando la pantalla de delincuentes rebotando, explosiones, y toda clase de golpes devastadores. Y además podemos desactivar por fin el “fuego amigo”, acabando de una vez por todas con las “guerras civiles” entre familiares y amigos.

Si, también tiene online, aunque incomprensiblemente solo para dos jugadores. Y puestos a lamentar cosas, el nuevo sistema de vidas y niveles de dificultad puede hacer que echemos de menos el de las entregas anteriores. Pero por lo demás, todo estupendo. Una maravilla de principio a fin que os mantendrá pegados durante horas incluso en solitario. No importa que el modo historia sea corto para las exigencias actuales (aun así es el más largo de la saga), porque el juego incita de sobra a rejugar una y otra vez, tal y como llevan haciendo sus predecesores desde hace más de un cuarto de siglo.

Hay quién lo compara con Sonic Mania, pero Mania es más bien como aquel Streets of Rage Remake que no tuvo demasiada suerte con Sega. Streets of Rage 4 es lo que tuvo que haber sido Sonic the Hedgehog 4 y no fue, no es un batiburrillo de cosas del ayer para apelar a la nostalgia, es una nueva entrega de una serie legendaria, que hace honor a su nombre en todos y cada uno de los sentidos.

Ojalá que en el futuro veamos más cosas así. ¿Golden Axe 4? ¿Comix Zone 2? ¿Un nuevo Alex Kidd? Hagan sus apuestas. Pero mientras que esos juegos lleguen arropados por el cariño y buen hacer de este, hay lugar de sobra para el hype. ¿Qué os parecería un Sonic nuevo en 2D con gráficos dibujados al estilo de Mania Adventures? Yo eso lo firmo ya. Pero por favor, que antes aprovechen para resucitar grandes franquicias de Sega que llevan décadas en el olvido.

¿Os apetece un poco de DLC?

Recordad que las tres primeras entregas de la serie Streets of Rage están disponible en el recopilatorio Mega Drive Classics, así os podéis poner al día antes de jugar a esta cuarta parte. Algo que recomiendo encarecidamente hacer, no solo a los fans de Sega, sino también a cualquiera que le gusten los beat’em up clásicos, o que simplemente busque algo divertido que pueda jugar en compañía. ¡No esperéis más y compradlo ya!

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Hard times


Los tiempos difíciles dan lugar a situaciones inesperadas.

El título del artículo de hoy no es casual, de hecho os recomiendo leerlo con el tema “Hard Times” de “The Jetzons” (si, el origen del tema de Ice Cap), porque su nombre refleja bien la situación que estamos viviendo. Un tiempo duro que probablemente augura cosas no menos difíciles, pero que también está dando lugar a cosas inimaginables hace tan solo unos meses.

Si, toca estar en casa, al menos a aquellos a los que todavía no se nos ha dado luz verde para volver a salir. Pero la necesidad agudiza el ingenio, y muchos están tratando de aprovechar el tiempo de la mejor manera posible. Ya sea estudiando, pasando tiempo con la familia más cercana, o devorando ocio y cultura como nunca antes. Tratar de sacar provecho de esto se ha convertido en un artículo de primera necesidad.

Aquí por ejemplo hemos empezado a hacer como muchos de los que habitualmente subimos contenidos a la red, como por ejemplo videos a Youtube, y los directos de los miércoles y viernes se habían convertido en un principio en una forma de mantener activo el calendario para no perder la noción del tiempo, a la vez que ofrecíamos un pequeño entretenimiento a aquellos que nos ven.

Sin embargo, en muchos casos esto ha acabado siendo la puerta hacía otras cosas. En el nuestro a poder contar con invitados de excepción en nuestro canal (incluido mi hermano, al que llevaba años tratando de convencer para que participase con nosotros en estas cosas). Se nos presenta así una nueva forma de contar historias, de conectar con el público, algo nuevo frente a los podcast, radio, videos, o artículos (como este) que veníamos haciendo hasta ahora, y que espero que podamos seguir haciendo.

En directo con invitados de excepción.

Los medios de comunicación en general han cambiado, teniendo que adaptarse a esta situación. Hasta la otrora todopoderosa televisión se ha visto obligada a cambiar sus hábitos, lo que ha recortado las diferencias con los que subimos contenidos habitualmente a plataformas como Youtube.

Pero no solo en esto estamos viendo cambios, el mundillo del videojuego está perdiendo muchas cosas, si. Como por ejemplo el resentimiento en la fabricación de hardware, que cada vez empieza a escasear más. De hecho se sospecha que Nintendo debería haber anunciado ya un nuevo modelo de Switch, quizá aquella versión de sobremesa que se rumoreaba. Pero parece que la Gran N ha pospuesto su presentación ante el panorama actual, igual que Sony y Microsoft contemplan con incertidumbre sus planes para la nueva generación.

Esto es el lado negativo, pero curiosamente hay uno positivo que no se está comentando ahora mismo, pero que seguramente veamos en las noticias dentro de unos meses. Se trata del aumento considerable de las ventas de videojuegos, ya que parecen haberse convertido en el entretenimiento estrella durante estos encierros forzosos.

¿Cómo afectará todo esto a la nueva generación?

Además parece que una gran parte de estas ventas ha sido digital, algo comprensible en esta situación, pero que también habrá engrosado considerablemente las arcas de las compañías. Basta con ver cómo se están lanzando continuamente ofertas de lo más jugoso con los títulos ahora disponibles tratando de aprovechar el momento, y de paso ofreciendo diversión asequible a la gente.

De momento no hay datos globales, pero si se atisban pequeñas informaciones que son cuanto menos sorprendentes. Así por ejemplo Capcom revelaba que en apenas unos días se habían vendido más de dos millones de copias del remake de Resident Evil 3, la mitad de ellas digitales. Pero es que además esto estaba causando efecto retroactivo, pues apenas un par de semanas después de que comenzase el confinamiento, se había sumado más de un millón de copias vendidas al remake de Resident Evil 2 del año pasado.

¿Qué estará pasando con los juegos de Sonic? Tras el arrollador paso de la película es bastante probable que la gente, especialmente los niños, se hayan lanzado en masa a comprar juegos del erizo, especialmente digitales. No sería de extrañar que dentro de unos meses venga Sega hablando de récords de ventas en juegos de Sonic digitales de hace unos años. Y no solo juegos de Sonic, pues esto podría darles un buen empujón a otros títulos de Sega, como por ejemplo la serie Sega Ages de Switch.

Atención a las ventas digitales de pasados juegos de Sonic…

Hasta en el suelo más árido a veces brotan las más bellas flores, y si bien es evidente que habría sido mejor no tener que pasar por tiempos difíciles (que posiblemente se vuelvan aún peores), todavía queda lugar para la esperanza. Espero que esto os sirva para levantar un poco el ánimo y poner rumbo hacía nuevas metas, porque es en los momentos más complicados cuando puede salir a relucir lo mejor de nosotros mismos. Así que por vosotros y por los vuestros, intentad aprovecharlo.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Sega no es solo Sonic (Girl’s Garden)


La ópera prima de Yuji Naka

En mis primeras incursiones en Internet hace ya casi 20 años, uno de mis principales temas de búsqueda de información fue la historia de Sega, especialmente la parte que nos perdimos aquí en Europa y occidente en general. No paraban de salir proyectos, revolucionarias innovaciones, juegos, y hasta consolas inéditas por esta parte del mundo. Y sin duda la que más atrajo mi atención fue SG-1000.

¿Una consola de Sega anterior a Master System? ¿Y de la que por aquí no sabíamos absolutamente nada? ¡Increíble! Había que investigar aquello, y gracias al emulador Kega Fusion empecé a explorar su catálogo de juegos, con la esperanza de que llegase el día en que pudiese conseguir una de estas consolas reales, aunque pareciese algo casi imposible.

Sus juegos eran muy especiales, de algún modo se apreciaba en ellos el “ADN” de Sega, pero en una fase muy temprana. Elementos que después serían señas de identidad habituales de la compañía, pero que aquí estaban dando sus primeros pasos. Y la explicación la iba a encontrar a medida que buscaba más información sobre aquella pequeña maravilla, pues detrás del desarrollo de algunos de sus juegos había nombres como: Rieko Kodama, Yu Suzuki, o Yuji Naka.

Aquello era una especie de “Baby Sega”, adorable y entrañable a partes iguales. Y con unos juegos verdaderamente capaces de enganchar a base de emplear la vieja fórmula arcade con la que nacieron los videojuegos. Mecánicas que hoy en día parecen simples, pero que son más adictivas que explotar las pompas de plástico de burbujas.

Entre todos aquellos juegos hubo uno que, de algún modo, destacaba entre los demás. Con una propuesta tan loca y original que probablemente no haya vuelto a ser utilizada jamás, y un aspecto visual rebosante de colorido a pesar de las limitaciones del hardware. Ese juego era Girl’s Garden, y se trataba del primer título creado para Sega por el señor Yuji Naka.

Ningún emulador fue empleado durante la obtención de esta imagen.

Aquí empezó todo, y cuando digo todo, es todo lo referente a la historia de Sonic. La semilla que dio pie al árbol del que acabaría naciendo un fruto azulado con púas. Pero no se trata ya de su componente histórico, sino que también es un juego sorprendentemente original para su época, y todavía hoy en día lo sigue siendo. ¡36 años después!

La intención de Sega era ofrecer un título que llamase la atención del público femenino nipón de principios de los 80, y para ello se diseñó la ingeniosa y simpática propuesta de hacer que jugásemos con una jovencita llamada Papri que buscaba atraer el amor de un apuesto joven vecino suyo llamado Minto. Pero Papri no era la única solterona buscando amor en la zona, pues otra chica llamada Cocco también se moría por los huesos de Minto.

A partir de aquí, nuestro objetivo en el juego es recolectar florecillas por el campo para formar un bonito ramo que regalarle a Minto, lo que básicamente es una excusa para acercarse a su casa antes que esa pelandusca de Cocco. Las flores brotan por el campo empezando como tiernos capullos, para después germinar y convertirse en una bella flor, ese es el momento idóneo para recogerlas.

Si nos precipitamos y no esperamos a que germinen, no nos servirán de mucho. Y si esperamos demasiado las flores se marchitarán, y recogerlas se restará belleza a nuestro ramo haciendo que perdamos parte de lo ganado. Por el camino también tendremos que evitar peligros como caer al agua, o los ataques de la fauna salvaje como los hambrientos osos, a los que podremos distraer con una limitada reserva de miel.

Curiosamente aquí los corazones no representan la salud, sino el amor que Papri siente por Minto. No obstante funcionan de la misma forma, ya que cada vez que Papri sea víctima de alguna desgracia perderemos un corazón de nuestro medidor. Naturalmente la gracia del juego está en conseguir la mayor puntuación posible, como era tradición en aquel entonces. Lo que además permite que nos piquemos con otros jugadores para ver quién logra más puntos.

Parece que Cocco se ha salido con la suya esta vez… ¡Venganza!

Para amasar más puntos aún, cada dos fases podremos acceder a un nivel de bonus especial en el que debemos saltar osos para esquivar su ataque, y si logramos evitarlos todos recibiremos una bonificación extra. Puede parecer una propuesta sencilla, y lo es. Pero pronto descubriremos como no es tan sencillo lograr superar nuestros récords, pues entran en juego suficiente variables como para que resulte desafiante, especialmente si jugamos turnándonos con al menos otra persona.

A mí personalmente me resulta llamativa la elección de colores escogida para representar a cada personaje: Rosa para Papri, azul para Minto, y Rojo para Cocco. ¿Os suena? Protagonista femenino rosa, protagonista masculino azul, y rival del protagonista rojo. Sonic, Amy, Knuckles… Claris, Elliot, Reala… Es posible encontrar alguna cosilla más que nos recuerde quién creó este juego, pero eso ya os dejo mejor descubrirlo a vosotros.

Por desgracia Sega nunca lo ha reeditado, pero no hace falta que os volváis locos buscando una consola y cartucho originales para jugarlo. De hecho el cartucho original se ha convertido en uno de los más buscados y cotizados de la consola, por si ya la propia consola no era suficientemente difícil de conseguir de por si… Yo lo conocí gracias al emulador Kega Fusion, y vosotros podéis hacer exactamente lo mismo hoy en día.

Tras este juego, Yuji Naka se dedicó principalmente a portear juegos de recreativa a Master System y posteriormente Mega Drive/Genesis. Pero allá por 1990 le llegaría su gran oportunidad, algo que probablemente nunca habría ocurrido de no ser por la experiencia que ganó en aquellos 6 años desde que creó Girl’s Garden.

Un trocito de la historia de Sega y de Sonic que merece ser recordado, y también un granito de arena más dentro de la propia historia del videojuego, no solo por su original propuesta, sino también por ser uno de los primeros juegos protagonizados por un personaje femenino. Dos años antes que Samus, y con más de una década de antelación con respecto a Lara Croft. Tan solo algunas pioneras legendarias como Ms. Pac-Man lograron anticipársele.

Por fin cayó en nuestras garras (de dragón).

Afortunadamente aquel sueño imposible de conseguir una SG-1000 real con este cartucho se acabó cumpliendo, tal y como podéis ver en las fotos que acompañan al artículo. Pero no me olvido ni por asomo de cómo conocí este juego, gracias a la información disponible en Internet, y a un fantástico emulador surgido de la comunidad de fans de Sega. Vosotros podéis hacer exactamente lo mismo en estos días, y descubrir así ese “ADN primigenio de Sega” que se oculta dentro del catálogo de SG-1000.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.

Opinión: Cuarentena


Sonic dice: Quédate en casa

Por mucho que me pese, el tema de este artículo era totalmente inevitable. Vivimos tiempos especialmente difíciles, y aunque todavía no se vive con la misma intensidad en todos los países, me temo que lo que estamos pasando aquí en España es solo el anticipo de lo que llegará a otros sitios. Este puñetero virus parece venir dispuesto a ponerlo todo patas arriba, incluidos nosotros si nos despistamos. Pero no hay que rendirse, y toca sacar fuerzas de donde sea para aguantar lo que se nos viene encima.

Por el momento, lo mejor que podemos hacer es respetar la cuarentena y quedarnos en casa, pues es la mejor forma de ayudar a no colapsar los centros de salud. Por suerte, muchos aquí somos en cierto modo “expertos” en encontrar formas con las que entretenernos sin salir de casa. Todos esos juegos que llevamos años acumulando nos vendrán ahora de perlas, y es un momento estupendo para ponernos con esos juegos del erizo que tengamos pendientes.

Del erizo, o de lo que sea. Pues es una buena idea aprovechar para “culturizarse” un poco en historia del videojuego, acudiendo a los útiles emuladores para ir sondeando los sistemas del ayer. ¿Qué tal bajarse algunas ROM’s de Mega Drive/Genesis para conocer los juegos que convivieron con los primeros Sonic? En un caso como este, se puede perdonar cierto nivel de “piratería” si no nos queda más remedio, pero solo mientras dure esto y en caso de que no quede otra solución ¿eh?

Convertid vuestra casa en un pequeño búnker.

Desde Internet podemos acceder a miles de juegos de diferentes generaciones, pero también podemos aprovechar para culturizarnos en otros campos, como por ejemplo el cine. ¿Ya os habéis visto todas las películas de Jim Carrey que recomendé en el anterior artículo? Si la respuesta es no, ahí tenéis otra sugerencia para amenizar el tiempo que paséis en casa. Y si la respuesta es si, podéis buscar más películas del amigo Carrey, que las hay y muy buenas.

Vivimos en la era del entretenimiento, y la gran mayoría de él es accesible desde nuestra casa. No sabemos cuánto va a durar esto, pero se nos pasará mucho más rápido si logramos vencer a la pesadumbre y las ganas de no hacer nada. De hecho tampoco es necesario recurrir solo al entretenimiento, también podemos hacer cosas más útiles, como por ejemplo aprender un idioma, escribir un libro, o utilizar nuestro arte para amenizar el confinamiento de los demás.

Seguro que algo se os da bien, ya sea dibujar, o subir videos, o componer música, o escribir… Lo que sea que podáis utilizar para hacer más ameno el día a día de los demás, y de paso aprovechar para ir mejorando vuestras habilidades con la práctica. No dejéis que el tiempo os pase de vacío, porque es una lástima desperdiciarlo así, y además estaréis expuestos a bajadas de moral, o incluso depresiones. Mantenerse activo es necesario en una situación como esta.

Intentad pasar buenos momentos con los vuestros.

Y finalmente, tratad de ayudar en lo posible a quienes tengáis cerca, especialmente los más jóvenes, porque nuestros mayores son los que corren más peligro. Es un buen momento para estrechar lazos familiares, y a veces un buen gesto hace mucho más de lo que nos podemos imaginar, y más en una situación así. Es en este tipo de situaciones cuando podemos sacar a relucir lo mejor, y lo peor de nosotros. Pero lo peor en estos momentos no va a ayudar a nadie, empezando por nosotros mismos.

Este es un enemigo común de todos, un enemigo que no distingue entre razas, nacionalidades, o sexos. Y también algo que nos va a poner a todos a prueba, y quedará para siempre en los libros de historia. Lo poco que podamos hacer ya es algo, y por mal que pinte la cosa, venirse abajo es algo que no beneficia a nadie. Aunque sea algo que parezca una tontería, cualquier cosa con la que podamos distraernos, o ayudar a los demás, ya es un pequeño granito de arena más con el que luchar contra esto.

Si Sonic fuese real, jamás se rendiría ante algo así, y nos diría que espera vernos a todos el año que viene para celebrar su 30 aniversario. No está mal empaparse un poco de su espíritu en estos momentos tan complicados, así que nada de quedarse sentado mirando la pared embobado. Es hora de salvar el mundo tal y como haría nuestro erizo favorito, aunque solo sea aportando nuestro diminuto granito de arena.

¡Mucha fuerza!

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.