El Museo: Classic Tails, First 4 Figures


Are you up 3&K it?
First 4 Figures ha estado acompañando al erizo durante más de una década ya, produciendo diferentes tipos de merchandising de lujo. Hasta ahora casi siempre hemos hablado de su línea de estatuas de resina basadas en la rama clásica de la saga, pero hoy vamos a cerrar ese capítulo (por ahora) con la última las estatuas clásicas que lanzaron, al menos por un tiempo. ¡Demos la bienvenida a la familia al (pen)último integrante de esta colección, Tails!
Tails fue la quinta y en ese momento última estatua planeada para la serie clásica de estatuas. Se lanzó con tan solo unos meses de diferencia respecto a Knuckles, lo que en su momento también supuso un número menor de ventas por el desgaste de la en ese momento más pequeña cantidad de compradores que F4F tenía, teniendo a día de hoy stock en la web oficial si tenéis la suerte de vivir en US o UK (si es así y os gusta, no esperéis mucho más para cogerla de la tienda oficial sin precios absurdos y con garantía!) . Por suerte las cosas fueron mejor con la siguiente línea moderna, pero eso es una historia para otro día.

Tails se lanzó a unos 200€ para la versión exclusiva, y unos 185€ la normal, teniendo 500 y 1500 piezas respectivamente. Vamos a proceder pues a ver que podías conseguir por esos precios, ¿os parece?

En mi caso tengo la edición normal, ya que no tuve la oportunidad de conseguir la exclusiva y de todas formas la diferencia no era tan grande como la que vimos en la de Knuckles. Empecemos con la caja, que se que os gustan las cajas. La cosa es que no nada muy especial, simplemente es una caja a juego con las otras de la colección (lo cual no es malo vamos).

La magia viene una vez sacada la estatua de la caja, obviamente.
La base de la estatua es una bonita recreación de Mushroom Hill, de Sonic 3 & Knuckles. Tienes un césped redondeado, con las paredes marrones con puntos amarillos y los champiñones característicos. Estos champiñones son la principal diferencia entre ambas versiones de la estatua, ya que tienen iluminación en la versión exclusiva. La diferencia de precio entre ambas versiones si dependemos de terceros para hacernos con ella no merece la pena, así que personalmente estoy muy contento con mi versión normal.

La base incluye también ese efecto de nube de polvo en el que ahora encajaremos a Tails. Como habréis imaginado (o visto en las fotos), Tails tiene una pose muy dinámica, siendo el único personaje de la colección en estar corriendo. O bueno, en su caso, técnicamente está volando...? Nunca he sabido describirlo bien, pero en resumen, imita su sprite de máxima velocidad en los juegos clásicos, con la diferencia de que en la estatua está sonriendo.

Las piezas que forman a Tails son el propio Tails y sus colas, que van por separado. El primer paso será encajar bien las colas en para que no se salgan en su... ahí, y luego a su vez se encaja eso en la nube de polvo de la base, apoyando los pies en el hueco que deja. Una vez montada queda tal que así:
Personalmente debo decir que es mi favorita de toda la línea clásica. Sonic es el más cutrillo al ser el primero y tener bastantes aspectos "off-model", Super Sonic mejora mucho pero peca al igual que Metal Sonic de tener unas bases demasiado simples. Metal Sonic podría llevarse sin problemas el premio a la mejor pose y modelado, pero la base y los colores tan apagados que usa la pintura le restan puntos. Knuckles aunque no tiene el mejor modelado posible, tiene sin lugar a dudas la mejor base, especialmente si tenemos en cuenta la versión exclusiva. Pero Tails es el más equilibrado en todos los sentidos... El modelado es espléndido, la pose es la más dinámica de todas, la base aunque podía ser más icónica para el personaje cumple su trabajo de acompañar con unos bonitos adornos que hacen casi más cercana esta pieza a un diorama que una estatua normal... En general casi todo lo que puedo decir son cosas buenas. Y ojo, como dije en artículos anteriores, las 5 son productos sobresalientes y tienen una calidad muy buena, cualquier fan de estos personajes querrá tener algo así en su colección. Pero Tails es la que mejor sabor de boca me deja personalmente.

Claro que no todo es perfecto, así que vamos a ver las pegas de esta bonita estatua.

En primer lugar, hablando con otros clientes de F4F descubrí que la factoría que se encargó de la creación de Tails, en ese momento usaba un tipo de pintura para los ojos que por desgracia, no aguanta bien el paso del tiempo. Es dificil notarlo en fotos, pero en persona es muy probable que notéis que tiene el blanco de los ojos más amarillento que blanco... No es algo que arruine la estatua, pero es algo a tener en cuenta. Si no sois muy quisquillitas no os molestará, pero está bien saberlo antes de comprarla.

En segundo, y creo que último lugar, hay que avisar de que es la estatua clásica con peor soporte de las cinco. Una vez encajada si se deja quietecita y cuidada no debería tener problemas, pero Tails no llega a fijarse a la base, pudiendo balancearse más de la cuenta si no se coge con cuidado, y quién sabe lo que pasaría si la inclináis demasiado. De nuevo, para tenerla en una estantería no pasa nada, pero si la movéis mucho podría llegar a ocurrir un desastre. Y los desastres en estatuas de resina suelen ser fatales.

¿Merece la pena esta estatua? Absolutamente si. Para mi es sin duda la mejor de la colección peleando por el puesto con las exclusivas de Metal Sonic y Knuckles, pero el menor precio (por ahora) de Tails frente a las 4 estatuas anteriores la convierten en la opción más gratificante, sobretodo si os gusta el personaje. Y no hay mucho merch de esta calidad del zorro, mucho menos asequible, así que si tenéis la oportunidad no la dejéis pasar.

Ahora bien, queda una estatua más en la línea clásica, lanzada años después. El Dr. Eggman es el protagonista de la que es hasta el momento la estatua más grande de Sonic creada para el consumo normal, ahí ahí con el diorama del Tornado. Pero tanto por problemas de espacio como del alto dinero que cuesta, dudo que vayamos a ver esas dos pronto. Por eso, al menos por el momento, doy por finalizada la serie clásica de resinas de F4F. El próximo producto que veamos de esta compañía seguramente siga en la serie clásica eso sí, puesto que las Boom8 de Tails y Knuckles serán lanzadas antes de final de año. ¿Qué llegará después de eso? Con suerte no tendré que esperar mucho antes de enseñaros más F4F, pero mientras tanto, ¡seguid coleccionando!

Opinión: Sega no es solo Sonic (Daytona USA)


Conviértete en el rey de la velocidad.

Rememoramos otro de los grandes clásicos de Sega, en esta ocasión uno nacido de la unión entre dos gigantes como son Yu Suzuki y Toshihiro Nagoshi (actual director creativo de Sega). A principios de los 90 se daba inicio a lo que podríamos llamar “La Guerra de los Polígonos”, con varias compañías tratando de sacar provecho de esta tecnología a la hora de hacer juegos. Sega fue la compañía que más apostó por esta tecnología, en gran parte gracias a la visión de Yu Suzuki. Pero su gran rival en arcades no se iba a quedar atrás, y así Namco respondía al exitoso Virtua Racing de Sega con su Ridge Racer.

Por suerte para Sega su respuesta a Ridge Racer ya se encontraba en fase de pruebas allá por 1993, cuando el título de Namco llegó a los salones recreativos. Y dicha respuesta venía a demostrar el potencial de la nueva, y a la postre prolifera, placa Model 2. De este modo Daytona USA asombraba al mundo con unas excitantes carreras que hacían gala de una increíble sensación de velocidad, permitiendo a cualquiera disfrutar de la emoción de las carreras tipo NASCAR. De hecho el juego contaba con la licencia oficial del circuito de Daytona, el cual le prestaba su nombre.

Hasta 8 máquinas recreativas se podían interconectar entre sí, permitiendo una experiencia multijugador inédita para la época. Y todo con ese toque tan especial de Sega, rebosando colorido y con temas musicales muy pegadizos. Dichos temas correrían a cargo del gran Takenobu Mitsuyoshi, el cual impregnaría al juego de su infinito carisma y quedaría unido a él incluso hasta nuestros días.

Un par de arcades de Daytona USA linkeadas.

Como era habitual en Sega la conversión doméstica no tardaría en llegar, pero esta vez no bastaría con un chip de apoyo para Mega Drive/Genesis, de modo que se puso rumbo a 32X. Finalmente y ante la apresurada llegada de Saturn en el mismo 1994, Sega decidió convertirlo en exclusiva de lanzamiento de su nueva consola. Aunque por desgracia las prisas le iban a pasar factura a la conversión, la cual estaría muy lejos de demostrar las capacidades de la máquina.

Aun así Daytona USA se convirtió en todo un icono para Saturn, era difícil encontrar una consola que no estuviese acompañada por este título, y los problemas de la conversión pasaron desapercibidos en gran medida ante el enorme salto técnico que suponía con respecto a cualquier otra consola del momento. No obstante las prisas de Sega estaban justificadas para lograr adelantarse a la nueva PlayStation de Sony, que logró tomar ventaja poco después con una estupenda conversión exclusiva del mencionado Ridge Racer de Namco.

Daytona USA fue protagonista de la primera gran batalla entre Sega y PlayStation, pero la compañía de nuestro erizo azul favorito se quedaría con la espinita clavada, y dos años después publicaba Daytona USA Championship Circuit Edition, una especie de remake dentro de la propia Saturn que aprovechaba bastante mejor el potencial de la máquina, además de añadir nuevos y jugosos contenidos.

Daytona USA 2 aún se puede encontrar en algún salón arcade actual.

Esta versión también protagonizaría en América uno de los primeros intentos de Sega de llevar el juego online a consola, mediante una edición especial del juego que hoy en día es muy buscada por los coleccionistas. Además contaría con remixes de la banda sonora original compuestos por un par de compositores que a buen seguro os resultan bien conocidos: Richard Jaques y Jun Senoue.

Ambas versiones de Daytona USA se llevarían también a PC con algunas diferencias, pero sin duda la mejor versión existente de este primer Daytona USA es la que apareció hace algunos años para PlayStation 3 y Xbox 360. Tras un primer intento de hacer una versión HD del juego original que ni siquiera contaba con la licencia de Daytona (se llamaba Sega Racing Classic) y que tan solo se publicó en versión arcade, Sega recuperó los derechos del famoso circuito estadounidense y nos ofreció una remasterización HD que respetaba fielmente el original, además de añadir nuevos modos de juego y multijugador online.

Es posible que últimamente hayáis visto por ahí rondando noticias sobre el nuevo Daytona USA 3, el cual sigue siendo exclusivo de recreativas excepto por un pequeño descuido de Sega que ha acabado llevándolo a PC de forma no oficial. Este “3” lógicamente indica que hubo un “Daytona USA 2”, y efectivamente así fue. Pero por desgracia esta entrega jamás dio el salto a sistemas domésticos y a día de hoy sigue siendo exclusiva de recreativa.

Daytona USA 3, el futuro de la saga pasa por aquí.

Daytona USA 2 llegaba a los salones arcade hace ahora justo 20 años, y es la única secuela del juego que buscó realmente ser una secuela y no una especie de remake con mejoras del original. Aquí encontrábamos coches y circuitos enteramente nuevos, en lugar del clásico y entrañable Hornet. Y la placa Model 3 ofrecía unos gráficos muy superiores que hicieron que la conversión domestica fuese directamente orientada a Dreamcast.

Por desgracia Daytona USA 2 nunca llegó a materializarse en el catálogo de la última consola de Sega, pero lo que si tuvimos fue Daytona USA 2001 en exclusiva. Esta entrega consistía en otro remake del Daytona USA original, pero con gráficos similares a los de la segunda entrega y parte del contenido extra del Championship Circuit Edition. Una vez más se amplió el contenido disponible con interesantes novedades, pero sin duda la principal de ellas fue el poder incluir por fin un modo online efectivo.

Desafortunadamente dicho modo online se quedó fuera de la versión europea, principalmente por la lentitud del módem de las Dreamcast del Viejo Continente frente a las del resto del mundo, lo cual suponía un serio problema en un juego de pura velocidad como este. Además, tal y como su propio nombre indica, este título llegó al final de la vida activa de Dreamcast, lo cual provocó que llegase a occidente de puro milagro gracias a la intervención de distribuidoras externas a Sega.

El icónico Hornet como parte de AGES en S&ASRT.

Excepto por el mencionado Sega Racing Classic y el remaster HD para PS3 y 360, Daytona USA llevaba durmiendo bastantes años hasta que la tercera entrega la sacó por sorpresa de su letargo. Puede que no se trate de una serie con demasiados juegos, pero su importancia para la historia de Sega es indudable. Además ha protagonizado numeroso cameos en otros títulos de la compañía como Fighters Megamix, Shenmue, o Sonic & All-Stars Racing Transformed.

El Hornet se ha convertido prácticamente en un personaje más de Sega, algo que no ha conseguido ninguno de los coches aparecidos en cualquiera de los otros numerosos clásicos de conducción de la compañía. Y como podéis ver, el legado de esta serie está más unido a Sonic de lo que podría parecer. De hecho el erizo protagoniza uno de sus cameos más famosos precisamente en Daytona USA, donde su imagen aparece grabada en la formación rocosa que encontraremos en la tercera y última curva del emblemático circuito Three Seven Speedway.

Ya sea por su colorido, por su carisma, por su jugabilidad, por el encanto y pasión de Takenobu Mitsuyoshi, por su indudable importancia en la historia de Sega, o por otras muchas razones más. Daytona USA es un título que ningún buen fan de la compañía debería perderse, incluso aunque no le atraigan demasiado los juegos de coches. De hecho si no le gustan los coches, siempre puede desbloquear el inolvidable caballo de carreras como sustituto del Hornet. ¿En cuántos juegos de coches se puede hacer eso?

Si no lo conocéis y queréis acercaros a él, lo mejor es sin duda la reedición para PS3 y 360. De hecho esta última es retrocompatible con Xbox One, lo que lo hace más accesible todavía. Tendréis diversión asegurada ya sea corriendo contra hasta otros 7 jugadores online, o emulando a Takenobu en su divertido modo karaoke. ¿Quién podría resistirse a esto último?

“DAYTONAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Sonic Paradise.